Publicado el 22 agosto, 2018

Los síntomas del hipotiroidismo, la condición que puede hacer subir de peso drásticamente

Pixabay (cc0)

El hipotiroidismo es una de las enfermedades que se puede presentar cuando la tiroides, que es la glándula que produce las hormonas que regulan el metabolismo en nuestro cuerpo, no está funcionando correctamente.

En este caso, se trata de cuando la tiroides no está produciendo suficientes hormonas, lo que provoca que se ralentice el metabolismo y, en consecuencia, que quememos las calorías con más lentitud de lo normal.

Cuando se da esta condición, el afectado puede comenzar a subir de peso rápidamente y de manera drástica, es decir, de un momento a otro, si no se realiza el tratamiento adecuado.

Ese es el principal síntoma de este trastorno, pero no el único. Otros síntomas del hipotiroidismo, según informa MedlinePlus, son:

-Estreñimiento.
-Aumento de la sensibilidad a la temperatura fría.
-Fatiga o sentirse lento.
-Períodos menstruales abundantes o irregulares.
-Dolor muscular o articular.
-Palidez o piel reseca.
-Tristeza o depresión.
-Cabello o uñas quebradizas y débiles.
-Debilidad general.

Estos signos suelen presentarse en las primeras etapas de la enfermedad. En tanto, si uno no se realiza un tratamiento, también pueden aparecer algunos de los siguientes síntomas: disminución del sentido del gusto y el olfato, ronquera, hinchazón de la cara, las manos y los pies, discurso lento, engrosamiento de la piel, caída del vello de las cejas, baja temperatura corporal y frecuencia cardíaca lenta.

Si tienes estos síntomas, puedes acudir a un médico para que compruebe si tienes o no la condición. Entre las pruebas que se realizan para confirmas la enfermedad están exámenes físicos y medición de las hormonas.

Cuando se ratifica que se tiene hipotiroidismo, el médico puede recetar un tratamiento con medicamentos, los cuales tienen el objetivo de reponer las hormonas que el cuerpo no está produciendo.

Al respecto, MedlinePlus añade que en la mayoría de los casos, los afectados necesitarán seguir este tratamiento de por vida y realizarse controles médicos con cierta frecuencia, por lo que no es recomendable abandonar el medicamento aunque uno comience a sentirse mejor.