Publicado el 10 junio, 2019

Los riesgos de exponerse al sol en invierno: nos afecta incluso en días nublados

Pixabay (cc0)

Debido a que durante el invierno predominan los días nublados y vemos menos el sol, varios pueden pensar que la radiación no nos afecta. Esta creencia puede provocar que muchos cuiden su piel en verano, pero dejen de hacerlo en los meses más fríos.

Eso es un error, pues aunque esté nublado, la radiación igual llega hasta la superficie y, si no utilizamos bloqueador solar, puede afectar nuestra piel.

Así lo indica Salvador González, profesor de Dermatología de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), quien explica al periódico español El Mundo que durante el invierno, podemos vernos más expuestos a los rayos ultravioletas de tipo A (UVA) que en verano, cuando son más altos los de clase B (UVB).

¿Cuál es la diferencia? Los rayos UVB son los responsables de las quemaduras solares y, en consecuencia, de causar el cáncer a la piel. En cambio, los UVA pueden penetrar más profundamente en la piel y causar envejecimiento prematuro.

Específicamente, lo que ocurre cuando nos sobreexponemos a los UVA es que “las fibras elásticas de la piel se vuelven insolubles, disminuyen las de colágeno y esto induce a la aparición de arrugas y, en definitiva, al envejecimiento acelerado de la piel”, relata González.

Además, la exposición a la radiación solar es acumulativa en el tiempo, es decir, una vez la recibimos, nunca podremos deshacernos de ella, se queda en nuestra piel.

Si quieres prevenir los riesgos que puede provocar la exposición a los rayos, del sol, puedes tomar medidas como usar cremas bloqueadoras a diario. Para conocer más al respecto, puedes visitar nuestra nota Aprende a elegir un buen bloqueador solar.

También hay ciertos tipos de telas que pueden ayudarnos a bloquear el sol. Éstas puedes conocerlas en nuestra nota ¿Qué tipo de ropa nos protege más de los rayos UV?