Publicado el 10 junio, 2022

Accidentes de trayecto: las variables del comportamiento humano involucradas en la seguridad vial

Freepik (cc0)
Freepik (cc0)

Este 10 de junio se conmemora el Día Mundial de la Seguridad Vial, una fecha que invita a las personas a tomar conciencia respecto a la prevención de accidentes en la vía pública con el objetivo de conseguir una mejor calidad de vida y transitar en una sociedad más segura.

Si bien existen diferentes tipos de accidentes que pueden ocurrir en la vía pública, hay uno en particular que puede que afecta principalmente a los individuos que transitan a sus trabajos, hablamos de los accidentes de trayecto. Se trata de aquellas emergencias que el trabajador sufre durante el traslado o retorno que realiza de su casa a sus instalaciones laborales.

Aunque pueden ocurrir por diversos motivos, existen tres factores que agrupan las principales causas de estos accidentes: los relacionados con el transporte, los ambientales y los humanos.

Respecto al último factor mencionado, Patricia Alarcón Catrillejo, gerenta de Innovación en Prevención del Instituto de Seguridad del Trabajo (IST), explicó algunos motivos vinculados con el comportamiento humano que pueden detonar varias de estas emergencias al año.

Según la experta, cerca del 70% de los accidentes de trayecto ocurren durante de la mañana y de camino al trabajo, y son los que generan más jornadas laborares perdidas que los accidentes al interior de la organización.

Comportamiento humano vinculado con la seguridad vial

La falta de sueño puede jugar una mala pasada para los millones de personas que todos los días se trasladan hacia sus puestos de trabajo. “Se estima que cerca del 24% de los accidentes de trayecto se relacionan con problemas de sueño. Además, el 50% de los chilenos duerme menos de 7 horas, que son las horas mínimas que se recomiendan para el descanso durante la noche”, aseguró la psicóloga.

Con el paso del tiempo, no conciliar un correcto descanso nocturno puede ocasionar una serie de problemas de salud o rendimiento que pueden influir en la rutina laboral, incluido durante el trayecto al puesto de trabajo.

“Los trabajadores pueden presentar fatiga por sueño, un fenómeno que experimenta el cuerpo al despertar y el cual puede durar entre 1 minuto y cuatro horas. Si estamos bajo este estado cuando nos trasladamos en la vía pública podemos provocar o estar expuestos a múltiples riesgos durante el trayecto, ya que estamos más propensos a no prestar atención o cometer una impudencia”, explicó la profesional.

Por otra parte, la experta del IST enfatizó en determinados estados emocionales que también pueden estar involucrados en los accidentes de trayecto. Se trata de la ansiedad, el estrés o la agresividad, fenómenos que han incrementado significativamente con la pandemia.

“Estos estados tienen un efecto importante dentro del comportamiento del conductor y del peatón, y pueden ser la causa de muchas emergencias en la vía pública», agregó.

Consejos del IST para prevenir accidentes de trayecto

Con el fin de evitar accidentes de trayecto que pueden ser perjudiciales para la integridad del trabajador, es relevante comprender y mirar nuestro el estilo de vida, ya que “Si una persona puede comprender bien el problema y distinguir sus causas, entonces se podrían prevenir y tener un comportamiento diferente”, mencionó Alarcón.

En este sentido, las recomendaciones de la especialista giran en torno a tomar conciencia de los aspectos que intervienen en nuestro comportamiento durante el trayecto. De esta manera, mantener un descanso nocturno adecuado y establecer una correcta higiene del sueño para mantener un buen nivel de energía durante el día, es un aspecto a considerar.

Por otro lado, la psicóloga aconsejó que las personas analicen cuidadosamente su trayecto diario hacia el trabajo, distinguiendo que tramos pueden ser peligrosos. “Mantener una actitud preventiva, estar atento al entorno y no cometer actos imprudentes es una conducta responsable que ayuda a evitar accidentes”, enfatizó.

Como último consejo, la experta del IST invitó a tratar de ser más conscientes del propio estado emocional, para que así emociones como la rabia, el enojo o la ansiedad no sean motivo de mayor exposición a riesgos en el trayecto.

“Durante años, el IST ha trabajado el concepto de autocuidado y el mutuo cuidado, que podemos aplicarlos en múltiples ámbitos, por ejemplo en la educación vial. Como sociedad tenemos que ir viendo el espacio público como un lugar de encuentro en el que podamos aprender a relacionarnos con el otro, tomando conciencia que todos somos responsables de generar un transitar más empático, y así más seguro para todos”, puntualizó.