Publicado el 21 agosto, 2019

¿Qué tan saludable es el aceite de coco?

Moho01 | Pixabay (cc0)

Navegando por internet se pueden hallar muchas páginas web que atribuyen un sinfín de beneficios al aceite de coco, una sustancia que se puede utilizar tanto para cocinar como con fines cosméticos. Pero, ¿es verdad que es tan ‘milagroso’?

La respuesta es que no, según Walter C. Willett, profesor de Epidemiología y Nutrición en la Escuela de Salud Pública de Harvard (Estados Unidos), quien aclara a la cadena CNN que “se hacen muchas afirmaciones sobre que el aceite de coco es maravilloso para muchas cosas diferentes, pero realmente no tenemos ninguna evidencia de beneficios a largo plazo para la salud”.

No sólo no tiene ventajas para la salud (que se sepa hasta ahora), sino que tampoco se trata de un alimento muy saludable, porque es alto en grasas saturadas, que “es una de las grasas dañinas, junto con las grasas trans. Son frecuentemente sólidas a temperatura ambiente”, explica la enciclopedia médica MedlinePlus.

El portal médico añade que “demasiada grasa saturada en su dieta puede llevar a enfermedades cardíacas y otros padecimientos de salud”, incluyendo el fomentar el aumento de peso, porque son muy elevadas en calorías.

Por ello, recomienda limitar su consumo “a menos del 10% de sus calorías diarias”. Y si quieres reducir aún más el riesgo para el corazón, aconseja bajar ese porcentaje al 7% o menos.

Además del aceite de coco, otros alimentos que son altos en este índice son el de palma, la mantequilla, el queso y la carne roja.

Al respecto, Willett acota que “el aceite de coco está en el medio del espectro en términos de tipos de grasas. Probablemente sea mejor que los aceites parcialmente hidrogenados, que son altos en grasas trans, pero no tan bueno como los aceites vegetales más insaturados que tienen beneficios comprobados para la salud, como el aceite de oliva y de colza (también llamado de canola o nabina)”.

Algo similar opina Kevin Klatt, un investigador de la Universidad de Cornell (Estados Unidos) que está estudiando este alimento, quien detalla que “probablemente no es tan malo como la mantequilla, pero no tan bueno como el aceite de oliva virgen extra”.

Esto quiere decir que puedes consumir aceite de coco, pero que es mejor hacerlo con moderación, para prevenir cualquier riesgo.