Publicado el 22 junio, 2020

Qué es la gota, una dolorosa y común afección a los pies

Andreas160578 | Pixabay (cc0)

La gota es un común tipo de artritis, que puede ocurrir con más frecuencia en quienes llevan una dieta poco saludable, y en adultos de mayor edad. ¿En qué consiste?

Esta condición se da cuando se acumula un exceso de ácido úrico en la sangre, formando cristales con forma de agujas que pueden ubicarse en las articulaciones y ocasionar mucho dolor.

De acuerdo a la enciclopedia médica MedlinePlus, estos cristales de ácido úrico también pueden formar piedras en los riñones.

El ácido úrico es una sustancia que usualmente deberíamos desechar en lugar de acumular. Puede ser generado por el cuerpo y también se extrae de alimentos que contienen mucha purina.

Para que lo tengas en consideración, te contamos que algunos de estos alimentos altos en purina son: hígado, vísceras, salsas, anchoas, vino, cerveza, riñón, sardinas, huevos de pescado y corazón, entre otros.

De hecho, esta condición también es conocida como ‘la enfermedad de los reyes’ y ‘la enfermedad de los hombres ricos’, porque solía ser común que la tuvieran hombres que tenían los medios económicos como para beber demasiado vino y comer muchos alimentos caros, cuenta la revista estadounidense Health.

Al respecto, MedlinePlus acota que es cierto que es más común que se presente en hombres, así como también en mujeres que ya pasaron por la menopausia y en quienes beben mucho alcohol. Asimismo, es más usual en personas de edad avanzada y puede ser hereditaria. Las razones exactas de esto se desconocen.

Otras personas que pueden ser más susceptibles a tenerla son quienes padecen diabetes, una enfermedad renal, obesidad, anemia drepanocítica u otra anemia, y leucemia u otro cáncer a la sangre.

Síntomas
En el caso de quienes tienen gota aguda, es probable que sólo tengan una o unas pocas articulaciones afectadas, las cuales suelen ser comúnmente el dedo gordo del pie, la rodilla y/o el tobillo, reporta MedlinePlus.

En esa o esas articulaciones comenzarán a sentir un dolor súbito y fuerte, que puede empeorar durante la noche, y además tendrán el área muy inflamada, luciendo caliente, roja e hinchada.

En ocasiones, esos síntomas pueden venir acompañados de fiebre.

Esos dolores e inflamación pueden durar algunos días y luego desaparecer un tiempo, para regresar unos meses más tarde.

Por otra parte, también hay quienes pueden tener gota crónica (o artritis gotosa), en cuyo caso puede haber un daño mayor y dolor constante, llevando a la pérdida de movimiento.

Igualmente pueden presentar protuberancias bajo la piel, que son depósitos de ácido úrico a los cuales se les llama tofos.

Cuando la enfermedad está en su etapa aguda, puede ser tratada con medicamentos y cambios en la alimentación y el estilo de vida, lo cual puede ayudar a la reducción del ácido úrico y permitir que una persona vuelva a la normalidad.

Si no se trata adecuadamente, la patología puede llegar a su estado crónico, en que los ataques de dolor e inflamación pueden ser cada vez más frecuentes.