Publicado el 4 octubre, 2018

Postergar la alarma del despertador podría afectar nuestra salud

CongerDesign | Pixabay (cc0)

Muchos caemos en la tentación de postergar la alarma del despertador cada mañana, para poder dormir “5 minutitos más”. ¿A quién no le ha pasado, verdad? Más aún si durante la noche dormimos muy poco o no fue un descanso reparador, ¿no?

Lo que podrías no saber es que hacer eso podría ser aún peor que haber dormido poco, ya que puede ocasionar que te sientas más cansado durante el día.

Así lo explica Sleep Clinic Services, clínica australiana especializada en el tema, que indica que ello se debe a que esta práctica confunde a nuestro cuerpo, lo que puede provocar que caigamos en una extensa inercia del sueño.

Según el centro médico, la inercia del sueño es ese período que por el que pasamos inmediatamente después de despertarnos, en que aún nos sentimos como adormilados y débiles.

Ese período usualmente dura entre 15 y 30 minutos, si uno tuvo un buen dormir. Pero cuando descansamos muy poco y despertamos en el inicio del ciclo de sueño, o si lo hacemos durante la etapa de sueño profundo, ese efecto debilitante puede durar de 2 a 4 horas.

Ahora, cuando postergamos la alarma y volvemos a dormirnos, le estamos diciendo a nuestro cuerpo que puede iniciar un ciclo de sueño profundo. Entonces, si a los pocos minutos nos despertamos de nuevo, interrumpimos el sueño profundo y ahí es cuando se produce la extensa inercia del sueño.

Por consiguiente, dormir “5 minutitos más” puede hacer que en las horas siguientes, te sientas aún más adormilado y débil, así que termina siendo contraproducente.

Por otra parte, también te podemos contar que dormir bien cada noche puede ayudarte no sólo a tener más energía durante el día, sino que igualmente trae otros beneficios a nuestro bienestar.

Para conocer más al respecto, te invitamos a visitar nuestra nota La importancia de acostarnos temprano: 5 beneficios para la salud de dormir bien.