Publicado el 26 agosto, 2019

Pasar mucho tiempo en redes sociales o mirando TV podría empeorar nuestra salud mental, según estudio

FirmBee | Pixabay (cc0)

Las pantallas son una parte vital en la vida de muchas personas en la actualidad. Suelen rodearnos todo el día: televisores, computadores e incluso el celular que llevamos durante horas en el bolsillo.

La incorporación de estas tecnologías a nuestras vidas sin duda trae muchos beneficios, pero en ocasiones usamos demasiado los dispositivos electrónicos, lo que ha llevado a muchos a preguntarse si eso podría estar afectando nuestra salud.

Anteriormente, investigaciones científicas han asociado el uso de este tipo de aparatos con enfermedades psicológicas, pero ahora una nueva indagación ha entregado más información al respecto: sus resultados han sugerido que sólo hay ciertos artefactos tecnológicos que pueden aumentar el riesgo de padecer depresión.

El estudio, realizado por académicos de la Universidad de Montreal (Canadá), analizó cómo 4 actividades diferentes influyen en la salud mental de los adolescentes: televisión, redes sociales, videojuegos y otras tareas en un computador.

Tras examinar a casi 4 mil jóvenes durante 4 años, concluyeron que sólo el uso prologando de la televisión y las redes sociales influyeron negativamente en su salud mental. Los otros dos pasatiempos no provocaron el mismo efecto.

Al respecto, Elroy Boears, uno de los autores, explicó al portal HealthLine que “con nuestro estudio, realmente mostramos que el uso extenso de redes sociales y la televisión dentro de un año en particular, predice la aparición de síntomas más severos de depresión dentro de ese mismo período”.

“Atribuimos estos hallazgos al hecho de que estas dos actividades, a diferencia de los videojuegos y el empleo funcional de un computador, contienen representaciones idealizadas de sus pares que tienen ‘mejores vidas’, como el retrato de eventos emocionantes y cuerpos perfectos”, añadió.

Boears indica que no existen reglas establecidas sobre cuánto tiempo pueden o no los jóvenes estar realizando estas actividades, por lo que si sus padres quieren prevenir las consecuencias negativas para su salud mental, lo que recomienda es moderar o monitorear la situación. “Especialmente si un niño es vulnerable a problemas de este tipo”, recalca.