Publicado el 26 junio, 2020

OMS advierte el grave riesgo que corren los fumadores en medio de la pandemia de coronavirus

Pixabay (cc0)

Fumar tabaco nunca ha sido saludable. Al contrario, es una de las prácticas más perjudiciales para la salud, pese a lo cual millones de personas lo hacen frecuentemente. Pero ahora, en medio de la pandemia de coronavirus, este hábito puede ser aún más mortal.

Así lo ha advertido la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha afirmado que si bien los cigarrillos siempre han sido un factor de riesgo para infecciones respiratorias, cuando se trata del coronavirus puede marcar una gran diferencia.

“Tras revisar diversos estudios, un grupo de expertos en salud pública reunido por la OMS el 29 de abril de 2020 estableció que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer Covid-19, en comparación con los no fumadores”, incluso aumentando su riesgo de fallecer producto del virus, recalcó la entidad.

¿Por qué? La OMS explicó que “la Covid-19 es una enfermedad infecciosa que ataca principalmente los pulmones. El tabaquismo deteriora la función pulmonar, lo que dificulta que el cuerpo luche contra esta y otras enfermedades”.

“El consumo del tabaco es, además, un factor de riesgo importante de enfermedades no transmisibles, como las cardiovasculares, el cáncer, algunas enfermedades respiratorias y la diabetes, y las personas que padecen esas condiciones tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves en caso de verse afectadas por la Covid-19″, añadió.

Si eres fumador y tienes dificultades abandonando el hábito, la organización aconseja acudir a tratamiento de sustitución con nicotina, como los chicles o los parches formulados especialmente para estos casos.

“La OMS recomienda a los fumadores intentar dejar de fumar lo antes posible mediante métodos de eficacia comprobada, como líneas de atención telefónica gratuitas para ese fin, programas que se basan en mensajes de texto por móvil o tratamientos de sustitución con nicotina”, aseguró.

Cada año, el tabaco mata a más de ocho millones de personas en el mundo, detalla la OMS. Contribuye a disminuir esas muertes, dejando de fumar.