Publicado el 1 julio, 2020

No olvides realizar pausas activas mientras estás teletrabajando

Pixabay (cc0)

Si estás entre quienes han trabajado desde sus hogares durante esta pandemia de coronavirus, puede que ya empieces a notar un cansancio muscular, que probablemente es consecuencia de la disminución de actividad física y otros factores, como no contar con una silla de escritorio adecuada.

Por lo mismo, puede marcar una diferencia el recordar un concepto del que se habla constantemente cuando estamos en la oficina: las pausas activas.

Estos son periodos cortos de ejercicios físico planificado que se realizan dentro de la jornada laboral, con el objetivo de evitar las molestias musculares que puede ocasionar la falta de movimiento.

Estos descansos activan la musculatura que ha estado en reposo y también ayudan a compensar a aquellas masas musculares que están en tensión.

Asimismo, pueden contribuir en mejorar la circulación sanguínea, que ayuda a la llegada de sangre a zonas menos irrigadas. De esta forma, activamos las distintas cadenas musculares y el sistema cardiorespiratorio, lo que beneficia la capacidad física de la persona. A su vez, esto se refleja en nuestro estado de ánimo y nuestra energía día a día, lo que contribuye a un bienestar integral.

Aunque no estés en tu oficina, puedes hacer pausas activas en tu hogar durante tu jornada de teletrabajo, ejecutando cualquier actividad física que tu espacio permita.

Las limitaciones para realizar ejercicios durante estos descansos prácticamente no existen, ya que se recomienda que sean de baja intensidad, de muy bajo impacto y que no comprometan grandes masas musculares.

Lo mejor es realizar estiramientos en el cuello, zona dorsal y lumbar, además de hombros, brazos (manos, muñecas y antebrazos) y piernas. Así podrás inducir relajación para disminuir el estrés y la tensión, prevenir lesiones musculares, aliviar el dolor y preparar el cuerpo para trabajos estáticos.

Si quieres comenzar a realizar pausas activas en tu hogar, te aconsejamos empezar con ejercicios suaves y por periodos no mayores a 3 minutos seguidos, por cada hora de trabajo. Día a día puedes aumentar el tiempo progresivamente, pero lo ideal es no sobrepasar 5 minutos. Cada grupo muscular debe estirarse suavemente durante 15 a 30 segundos.

Si quieres conocer más en detalle qué ejercicio puedes realizar, un experto del IST explica otros en el siguiente video.

Por otra parte, si eres alguien que pese a la cuarentena ha continuado ejercitando con regularidad, también puedes beneficiarte de las pausas activas, así que no deberías descartar la idea.

Y si por alguna razón, no puedes ejercitar, como por ejemplo, porque no te sientes con mucha energía, puedes optar por realizar una pausa activa más simple: sólo muévete, estírate o camina por unos minutos dentro de los límites de tu hogar.