Publicado el 7 junio, 2021

Las señales que podrían sugerir que tenemos anemia por falta de hierro

Sammy-Williams | Pixabay

Con la pandemia, y las restricciones de movilidad presentes en muchas ciudades, la alimentación de muchas personas ha tendido a desordenarse, tanto por factores como la dificultad para adquirir comida saludable, mayor sedentarismo, entre otros factores.

En ese sentido, una patología relacionada a la alimentación que algunos podrían estar presentando es la anemia ferropénica, o anemia por falta de hierro.

Según explica la clínica estadounidense Mayo, esta condición ocurre cuando las personas no están consumiendo suficiente hierro, el cual es vital para producir hemoglobina, una sustancia presente en los glóbulos rojos, y que sirve para el transporte de oxígeno.

Como consecuencia de esta deficiencia en hierro, disminuye la cantidad de glóbulos rojos sanos, y las personas pueden sentirse más cansadas, presentando problemas para respirar.

El centro médico indica que el detectar una anemia puede ser difícil en la primera etapa, ya que los síntomas son más leves y suelen pasar desapercibidos. Pero a medida que tenemos menos hierro, las señales pueden volverse más intensas.

En ello concuerda la enciclopedia médica MedlinePlus, detallando que los primeros signos que pueden asociarse a una anemia incluyen sentirse débil o cansado con más frecuencia de lo normal, tener dolores de cabeza, mareos, palpitaciones y problemas para concentrarse o pensar.

Cuando la enfermedad es más severa, puedes comenzar a mostrar signos como tener las uñas más quebradizas, un color azulado en la parte blanca del ojo, sentir deseo de consumir hielo, o bien picar otras cosas que no son comida, y marearse al ponerse de pie.

También puede notarse un color más pálido en la piel, tener dificultad respiratoria, dolor o inflamación en la lengua, úlceras bucales, movimiento incontrolable de las piernas (mientras duerme) y pérdida de cabello.

Otras causas de la anemia por deficiencia de hierro

Una alimentación poco balanceada no es la única causa que puede provocar esta patología. Existen otras razones, entre las que se incluyen pérdida de sangre, que por ejemplo puede suceder, cuando una mujer tiene menstruaciones que muy intensas. También puede presentarse en el embarazo, ya que en esta etapa se necesita un mayor volumen de sangre, para proporcionar más hemoglobina al feto.

Otros motivos específicos que aumentan el riesgo, son el uso prolongado de ácido acetilsalicílico (como la Aspirina), ibuprofeno o medicamentos para la artritis, ya que puede causar sangrado gastrointestinal; tener una enfermedad celíaca; enfermedad de Crohn; o tomar demasiados antiácidos o antibióticos que contengan tetraciclina.

Cuándo consultar al médico

La anemia no puede autodiagnosticarse ni autotratarse, así que si crees que puedes tener deficiencia de hierro, deberías consultar a un médico.

Nunca te automediques con suplementos de hierro porque la sobredosis puede dañar el hígado y traer otras consecuencias a tu salud.