Publicado el 12 julio, 2021

Dormir con un perro podría mejorar nuestra salud mental, según la ciencia

Vane Monte | Pixabay

Muchos amantes de los animales son aficionados a dormir con sus mascotas y se acostumbran a ello, siendo una clave para que concilien el sueño en las noches.

Esta tierna práctica podría traernos algunos beneficios concretos, los que han sido abordados por estudios científicos de bajo alcance. Esto quiere decir, que hace falta mayor indagación para que sean confirmados, aunque existen pruebas que sugieren su veracidad.

Lo primero que dice la ciencia es que, aparentemente, más gente se sentiría más cómoda durmiendo con un perro que con un gato. Así lo descubrió un estudio estadounidense publicado en 2018, en el que mujeres indicaron que la compañía canina en las noches resultaba menos molesta que la felina.

El mismo análisis, citado por el portal estadounidense de salud HealthLine, determinó que muchas gustan de dormir acompañadas de perros, ya que lo asocian a mayor seguridad y comodidad, incluso más que si lo hacen con otra persona.

Otro estudio de 2012 fue más allá: los resultados sugieren que la compañía canina podría aliviar el estrés, ya que reduce la liberación de la hormona cortisol, directamente asociada a este trastorno, así como de la presión arterial y el ritmo cardíaco.

¿Sientes que lo descrito va de acuerdo a tu experiencia? Entonces quizás deberías continuar compartiendo la cama con tu amigo canino.