Publicado el 24 febrero, 2017

Deshidratación: ¿Por qué es importante beber agua?

Wisconsin Department of Natural Resources (CC) Flickr

A lo largo del día el cuerpo va perdiendo fluidos constantemente a través de la evaporación de piel, la respiración y la orina. Dichos fluidos deben ser reemplazados para que el organismo se mantenga saludable, pues si esta pérdida es mayor a lo que se consume se corre el riesgo de sufrir deshidratación.

La eliminación de líquidos a través del cuerpo se ve acentuada en algunas situaciones como cuando los días son más calurosos, si se realizan ejercicios extenuantes, si la persona se encuentra en un lugar de alta elevación, se tiene fiebre o vómitos, entre otras. “Piensa en el agua como un nutriente que tu cuerpo necesita y que está presente en líquidos, agua pura y alimentos. Todos ellos son esenciales de manera diaria para reemplazar las grandes cantidades de agua que perdemos cada día”, explicó John Koelemay, nutricionista del Beverage Institute de Estados Unidos, en entrevista con el sitio de salud WebMd.

En este enlace podrás aprender sobre algunos signos que podrían indicar que necesitas consumir más agua.

De acuerdo al Centro de Control de Enfermedades y Prevención, de Estados Unidos, el agua le ayuda a nuestro organismo a mantener una temperatura corporal normal, lubricar y amortiguar las articulaciones, proteger la médula espinal y tejidos sensibles; eliminar desperdicios a través de la orina, transpiración y movimientos intestinales.

A continuación, te invitamos a conocer algunas otras razones por las cuales es importante beber agua a lo largo del día:

1- Promueve el equilibrio del cuerpo

Nuestro organismo está compuesto por un 60% de agua y los efectos de la deshidratación se pueden presentar al perder tan poco como un 2% de éste, como explica el sitio Authority Nutrition. Entre las funciones de estos fluidos están ayudar en los procesos digestivos, en la circulación de la sangre, en la generación de la saliva, transporte de nutrientes, etc., según reporta el sitio WebMd. Procesos fundamentales para el funcionamiento saludable de nuestro cuerpo.

2- La deshidratación afecta los niveles de energía y el funcionamiento del cerebro

Estudios han demostrado que incluso una deshidratación moderada puede afectar el desempeño del cerebro. Por ejemplo, una investigación, realizada por el Journal of Nutrition, concluyó que la pérdida de un 1,36% de fluidos, luego de realizar ejercicio, afectaba tanto el estado de ánimo como la concentración y, al mismo tiempo, aumentaba el riesgo de sufrir dolores de cabeza.

Un estudio similar, llevado a cabo por el British Journal of Nutrition, descubrió que la pérdida del 1,59% del líquido del cuerpo era perjudicial para la memoria y aumentaba los niveles de ansiedad y fatiga.

3- Podría ayudar a combatir un dolor de cabeza

Estudios han demostrado que la deshidratación puede gatillar dolores de cabeza, por lo mismo beber agua podría aliviar estas molestias. Un estudio, publicado en el European Journal of Neurology, dio cuenta de que el agua podía reducir la intensidad y la duración de las migrañas.

4- Ayudaría a aliviar la constipación

Una hidratación adecuada facilita el flujo en el tracto gastrointestinal y previene sufrir constipación. De acuerdo al sitio WebMd, cuando no se consume suficientes líquidos, el colon extrae agua de las excreciones para mantener la hidratación y el resultado de esto es la constipación. Por lo tanto, el consumo de agua podría ayudar a aliviar y a prevenir este problema.

5- Beber más agua puede ayudar a bajar de peso

Estudios han demostrado que existe evidencia de que tomar suficiente agua ayudaría a perder peso. La razón de esto es que se aumentaría la sensación de saciedad y se activaría el metabolismo.

De hecho, una investigación, publicada en el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, descubrió que el sólo hecho de beber medio litro de agua aumentaba el metabolismo en un 24 a 30%.

Otros estudios han determinado que tomar agua media hora antes de las comidas es un método efectivo para perder peso, puesto que produce una sensación de saciedad y se consumen porciones más pequeñas. Por ejemplo, una investigación, disponible en la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, mostró que las personas que bebían medio litro de agua antes de las comidas perdían 44% más de peso, en un periodo de 12 semanas, que aquellos que no seguían este procedimiento.

Te invitamos también a leer Qué cantidad de agua beber al día.