Publicado el 27 noviembre, 2019

Cuáles son los síntomas para identificar una infección por virus Hanta

Yamil Hussein E. | Wikimedia (cc)

El virus Hanta es una enfermedad para la cual aún no hay tratamiento efectivo y está presente en todo el país, por lo que es vital tomar medidas de prevención para no contagiarse, en especial si vas a lugares rurales.

Esto porque el virus es transmitido a los humanos por medio de los desechos de ratones silvestres de cola larga (Oligoryzomys longicaudatus) y del polvo contaminado que hay en los nidos, según la enciclopedia médica estadounidense MedlinePlus, los cuales se hallan con más facilidad en el área campestre y en espacios cerrados que han estado deshabitados por mucho tiempo.

También es posible que se transmita entre personas, pero aún se desconoce cómo sucede esto, informa el Ministerio de Salud (Minsal).

Específicamente, el virus se suele contagiar por la vía respiratoria, como cuando respiramos pequeñas gotas o aire contaminado por saliva, orina o excrementos de un ratón infectado.

Además, puede adquirirse al ingerir alimentos o bebestibles contaminados, al tocar ratones (vivos o muertos) con las manos descubiertas, por contacto directo de heridas con ratones o su orina, saliva o heces, o al ser mordido por un ratón infectado.

Incluso es riesgoso tocar cualquier objeto que pudiese haber estado en contacto con un roedor contaminado, como herramientas, utensilios, muebles o ropa, y luego acercar la mano a la nariz, ojos o boca.

Junto con no tener un tratamiento, la condición puede empeorar con mucha rapidez y puede llevar a la muerte por insuficiencia pulmonar. Otra complicación que se puede presentar es insuficiencia renal.

De hecho, se estima que fallece la mitad de las personas que tienen esta infección en los pulmones, incluso si han recibido tratamiento intensivo, indica MedlinePlus.

Síntomas
En un inicio, el virus Hanta puede mostrar signos similares a los de una gripe o la influenza, tales como fiebre (superior a 38,3 ºC), escalofríos y dolores musculares.

La diferencia con esa patología es que, en este caso, los pacientes pueden comenzar a sentirse bien por un tiempo corto, pero después de 1 o 2 días, empiezan a tener dificultades para respirar.

Luego de 4 a 10 días, la condición puede empeorar, mostrando síntomas más graves como tos, sensación de indisposición (malestar general), dolor de cabeza, náuseas, vómitos, problemas respiratorios, acumulación de líquido en los pulmones, presión arterial baja y reducción de la eficiencia del corazón, sostiene la clínica estadounidense Mayo.

El centro médico recomienda consultar a un doctor de inmediato cuando se ha estado en lugares donde podría haber ratones o excrementos de éstos y se sienten síntomas como fiebre, escalofríos, dolores musculares y dificultad para respirar.