Publicado el 27 julio, 2020

¿Cómo saber si tengo vértigo o es sólo un mareo?

Felix_Hu | Pixabay (cc0)

Marearse de vez en cuando es bastante común y, usualmente, no es algo por lo que debamos asustarnos. Hay muchas razones por las que a uno le puede pasar: cuando nos paramos de pronto después de estar acostados o sentados por mucho tiempo, cuando no hemos bebido suficiente líquido o por una caída brusca de la presión arterial, entre otros motivos.

La sensación de mareo es cuando uno está como aturdido, confundido o desorientado, e incluso cree que podría desmayarse, y se da cuando al cerebro no está llegando suficiente sangre.

También se puede presentar como signo de otras enfermedades más graves, tales como problemas cardíacos o accidentes cerebrovasculares, pero en esos casos se da junto a otros síntomas notorios, como dolor torácico, latidos rápidos del corazón, pérdida del habla, cambios en la visión, etc, explica la enciclopedia médica MedlinePlus.

Y en ocasiones, se puede confundir la sensación de mareo con el vértigo. La forma de diferenciarlos es que, cuando se tiene vértigo, uno no se siente simplemente aturdido, sino que su principal signo es que verás que todo a tu alrededor está girando y no podrás estabilizarte.

Hay 3 tipos de vértigo, los cuales te describimos a continuación.

Vértigo postural benigno
También llamado vértigo postural paroxístico benigno (VPPB), se da cuando tenemos un problema en el oído interno, señala MedlinePlus.

Dentro del oído, tenemos tubos llenos de líquido, llamados canales semicirculares, los cuales nos ayudan a mantener el equilibrio. Cuando dicho líquido se mueve, le indica al cerebro nuestra posición. El vértigo postular benigno sucede cuando allí caen pedazos de calcio, denominados canalículos, que flotan en el interior y confunden al cuerpo.

Sus principales síntomas son que uno siente como si estuviera girando o moviéndose, como si todo alrededor nuestro estuviera girado, se pierde el equilibrio, puede haber náuseas, vómitos, problemas de visión y para escuchar.

Laberintitis
Muestra síntomas similares al vértigo postural benigno, a los que se suman el sentir un zumbido o ruido en los oídos, y no se puede enfocar la vista.

A diferencia de la patología anterior, es causada por virus o bacterias, por lo que es común tenerlo si estamos pasando por un resfriado o gripe. También puede ser desencadenado por alergias o por algunos medicamentos que afectan al oído interno, indica MedlinePlus.

Enfermedad de Méniére
Se desconoce la causa de esta patología, pero está relacionada con los tubos dentro del oído interno que describimos anteriormente. Se cree que puede ocurrir cuando la presión del líquido es demasiado alta, e igualmente se le ha vinculado al traumatismo craneal y a infecciones del oído medio o interno.

Su principal síntoma es que se presenta un vértigo intenso, al punto de que la persona necesitará estar acostada con frecuencia, puede durar por horas y la sensación empeora con los movimientos repentinos, de acuerdo a MedlinePlus.

Además, se dan muchas náuseas, vómitos y sudoración; se siente presión en el oído; pérdida de audición (variable); y se puede oír un zumbido o ruido constante.

Si sientes cualquier síntoma que pueda relacionarse al vértigo, te recomendamos acudir a un otorrinolaringólogo a la brevedad, para que diagnostique el origen el problema y puedas recibir el tratamiento adecuado.