Publicado el 5 mayo, 2021

Cómo protegernos del frío para ejercitar en las mañanas

StockSnap | Pixabay

En medio de las extensas cuarentenas que hay a nivel nacional, muchas personas se han mantenido activas físicamente gracias a la franja horario de Elige Vivir Sano, que todas las mañanas permite salir a realizar ejercicio de forma libre.

E incluso si no están en cuarentena, muchos sólo tiempo de ejercitar muy temprano o en la noche, por su horario labora, lo que significa que varios saldrán a ejercitarse cuando hay bajas temperaturas y sin luz solar.

¿Cuándo es mejor no hacer ejercicio?

Lo primero que debes considerar es si tienes alguna enfermedad crónica, pues realizar actividad física en condiciones de mal tiempo podría afectar a personas que tienen asma, problemas cardíacos o la enfermedad de Raynaud, entre otras patologías, indica la clínica estadounidense Mayo.

Además, aconseja tener cuidado si vives en una zona donde las temperaturas lleguen a extremos muy bajos. “Si la temperatura desciende por debajo de 0 °F (18 °C bajo cero) o la sensación térmica es extrema, considera tomarte un descanso o elegir un ejercicio bajo techo. Considera posponer el entrenamiento si está lloviendo o nevando, salvo que tengas equipo impermeable”.

Añade que “mojarte te hace más vulnerable al frío. Y si te empapas, es posible que no puedas mantener la temperatura corporal central lo suficientemente alta”.

Vestirse por capas

La técnica de vestirse por capas es comúnmente usada por las personas para protegerse en las temporadas heladas y también puede aplicarse a los entrenamientos.

La clínica Mayo sugiere no abrigarse demasiado porque «el ejercicio genera una gran cantidad de calor, lo suficiente para hacerte sentir que hace mucho más calor de lo que realmente hace. Sin embargo, la evaporación del sudor extrae el calor del cuerpo y te refresca».

Para evitar inconvenientes, propone quitarse las capas superiores de ropa cuando se comienza a sudar y volver a ponérselas posteriormente.

“Primero, ponte una capa delgada de material sintético, como polipropileno, que aleja el sudor del cuerpo. Evita el algodón, que permanece húmedo junto a la piel. A continuación, agrega una capa de polar o lana para aislar. Termina con una capa exterior impermeable y respirable”, recomienda el centro médico.

Protege estas áreas claves del cuerpo

Cuando hay bajas temperaturas, lo más importante es que protejas la cabeza, las manos, los pies y las orejas. En esas áreas te dará frío primero porque, en esas circunstancias, el flujo sanguíneo se concentra en el centro del cuerpo, dejando expuestas las zonas ya mencionadas.

La clínica Mayo aconseja usar guantes finos interiores hechos de un material transpirable (como polipropileno) debajo de guantes o mitones más gruesos forrados con lana o vellón. Cuando empieces a sudar, puedes sacarte los exteriores.

Además, puedes considerar usar calcetines térmicos y un gorro u otro elemento que cubra las orejas.