Publicado el 15 junio, 2020

5 recomendaciones para aliviar la alergia al polvo durante la cuarentena

Pixabay (cc0)

La alergia a los ácaros del polvo es una condición común que surge como una reacción del sistema inmunitario frente a estos microorganismos, que suelen proliferar en la mayoría de los hogares, en especial cuando son ambientes cálidos y/o húmedos, explica la clínica estadounidense Mayo.

Los síntomas ocasionados por esta alergia suelen hacernos estornudar y tener romadizo. Además, algunos pacientes pueden sentir signos de asma, como silbido y dificultad al respirar.

Como millones de personas se encuentran en sus hogares, como medida preventiva por la pandemia de coronavirus, puede que aumente aún más la acumulación y circulación del polvo. Así que si tienes este tipo de alergia, te entregamos algunos consejos que pueden ayudarte a controlarla en estas circunstancias.

1- Quita las alfombras, de ser posible
Las alfombras son un hábitat ideal para los ácaros del polvo y pueden representar un problema para los alérgicos, aunque las limpien con frecuencia usando la aspiradora.

Si tu casa es alfombrada, es decir, están pegadas al piso, no hay mucho que puedas hacer además de aspirarlas varias veces por semana. Pero si son de las que se pueden quitar, la clínica Mayo aconseja sacarlas y preferir piso de cerámica, madera, linóleo o vinilo.

2- Elige bien tu ropa de cama
La ropa de cama es otro hábitat común del polvo. Lo primero que puedes hacer, es preferir comprar aquellas con telas a prueba de alérgenos, que están fabricadas con un tejido ajustado, de modo que impiden que los ácaros se instalen allí.

También es mejor quitar los peluches y/o cojines que mantengas en tu cama.

3- Lava tu ropa de cama con agua caliente
Cualquiera sea el tipo de ropa de cama que tengas, el centro médico estadounidense sugiere lavarla semanalmente con agua caliente, de preferencia a una temperatura que supere los 54,4 °C, lo cual eliminará los ácaros del polvo y otros alérgenos.

Si no puedes lavarla con agua caliente, puedes echarla en una secadora por al menos 15 minutos, a una temperatura sobre los 54,4 °C.

4- Mantén baja la humedad
Mantener un nivel de humedad en el ambiente bajo el 50% frena a los ácaros del polvo. Puede ayudarte en esto el usar un deshumidificador, y tener cuidado con calefaccionar demasiado el interior, por ejemplo.

5- Trapea el piso
Además de barrer o aspirar el suelo, puedes trapearlo con un paño húmedo o aceitado, para evitar que el polvo se disperse en el aire y caiga en otras partes.

Si pese a que tomas medidas preventivas, sientes que tus síntomas no mejoran, o están empeorando, te recomendamos consultar a un médico.