Publicado el 27 enero, 2020

5 consejos que te ayudarán a mantener un peso balanceado después de los 40 años

Pixabay (cc0)

A medida que se avanza en edad, puede resultar más difícil mantener un peso balanceado. La razón es que el metabolismo se ralentiza y, a su vez, el cuerpo empieza a acumular más grasa, explica MedlinePlus.

Dicho proceso es natural y no puede detenerse, pero sí puede ser retrasado si uno se preocupa de cuidar la alimentación y la actividad física. Aquí te damos algunos consejos que podrían ayudarte en ese aspecto.

1- Prefiere porciones pequeñas
Debido a que el metabolismo se vuelve menos eficiente, es más conveniente comer porciones un poco más pequeñas, reduciendo las calorías que consumimos.

Así lo recomienda el periódico español El Confidencial, donde Frances Largerman-Roth, experto en nutrición y autor del libro Comer por colores, aconseja consumir 400 o 500 calorías menos de lo acostumbrado, a partir de los 40.

Hay que considerar que, según la Organización Mundial de la Salud, las calorías necesarias para un hombre adulto fluctúan entre 2.000 y 2.500 diarias, y para una mujer entre 1.500 y 2.000, acota el diario.

2- No te saltes comidas
Otro consejo es no saltarte las comidas diarias, porque eso confunde al organismo, resultando en que no quema las calorías que debería y aumenta el riesgo de que suba el azúcar en la sangre, advierte Caroline Cederquist, doctora en Medicina, en entrevista con El Confidencial.

3- Intenta no comer tan tarde
Además de disminuir lo que comemos, también puede ser recomendable fijarnos en las horas en que nos alimentamos: comer muy tarde en la noche puede no ser una buena idea, porque estamos consumiendo calorías que no utilizaremos durante nuestras horas de descanso nocturno, expresa el portal de salud WebMd.

4- Disminuye el azúcar
El azúcar es un compuesto que está presente en muchos de los alimentos que comemos a diario… y también es una sustancia que propicia el aumento de peso.

Para mantener un peso balanceado, puedes regular la cantidad de azúcar que consumes, tomando medidas como evitar las bebidas de fantasía o preferir opciones más naturales, como agua.

5- Dormir bien puede ser un gran aliado
Una investigación realizada por académicos de varias universidades extranjeras, entre ellas la U. Estatal de Michigan (Estados Unidos) y la U. de China, concluyó que no dormir unas 8 horas cada noche puede provocarnos más antojo de comer comida chatarra.

Por lo mismo, si cuidas tus hábitos de sueño y duermes lo suficiente todas las noches, también estarás ayudando a tu digestión.