Publicado el 8 enero, 2021

3 tips para superar los momentos en que nos invade la negatividad

Pixabay (cc0)

La pandemia de coronavirus, con sus extensas cuarentenas, ha sido difícil de sobrellevar para muchas personas. Si, luego de todos estos meses, sientes que tu ánimo no anda tan bien como de costumbre, es algo normal.

Aunque no es preocupante tener momentos en que sintamos que la negatividad nos invade, sí lo puede ser cuando ocurre con demasiada frecuencia. Entonces, a veces es conveniente pararse a pensar «si realmente las cosas son tan malas como las creemos ver” o si estamos haciendo “un esfuerzo consciente de enfocarnos en las cosas buenas que hay en la vida”, aconseja el psicólogo clínico Nahum Montagud Rubio en el portal español Psicología y Mente, debido a que el pesimismo puede hacernos mucho daño si no lo controlamos.

“Seamos nosotros las personas negativas, o sea una persona cercana a nosotros que ejerce una importante influencia, existen una serie de pautas para irnos deshaciendo de esta negatividad, ayudándonos a ver el lado bueno del inmenso mu

interior depende en muchas ocasiones de nosotros mismos y la forma en que decidamos cómo percibir lo que nos sucede”, sugiere el profesional.

Para lograr ver más el lado positivo de las situaciones, en lugar de sólo lo negativo, entrega los siguientes consejos.

1- Trata de no juzgar al resto

Dejar de juzgar demasiado al resto, fijándonos no sólo en sus rasgos negativos sino que también en los positivos, es una buena forma de alejar un poco el pesimismo y, a la vez, puede mejorar nuestras relaciones sociales, apunta Nahum Montagud en Psicología y Mente.

“Es muy común que las personas negativas juzguen y critiquen a los demás. Buscamos y vemos cada uno de los rasgos negativos del resto de personas. Buscamos sus defectos, sus complejos y cualquier cosa que creamos que está mal. Pero esto no va con los demás, va con nosotros mismos”, dice.

2- Aprende a detectar tus pensamientos negativos

El psicólogo clínico recalca que “es fundamental que, para alejar a las ideas negativas, primero las detectemos”, y explica que podemos aprender a frenar los pensamientos de este tipo, algo que no es fácil pero sí posible, para mantenernos calmados y bajo control.

“Es normal tener muy asentadas formas de pensar negativas, automatismos mentales de los que es difícil caer en la cuenta y parar. Son ideas deprimentes, pesimistas, llenas a veces de odio. No obstante, que sean automáticas no significa que no podamos cuestionarlas (…) Es cuestión de práctica. Si empezamos a notar que empiezan a manifestarse hagamos una pausa, y centrémonos en alguna fuente de estímulos o recuerdos con la capacidad de captar nuestro foco atencional”, recomienda.

3- No discutas por todo

Cuando alguien, ya sea uno o el otro, se encuentra en un estado de ánimo muy pesimista, tiende a discutir en todas las conversaciones, traspasando su negatividad al resto.

En caso de que el otro interlocutor sea quien se muestra muy negativo, puede que sea conveniente que te alejes de esa conversación, o cambies el tema.

“Las discusiones pueden despertar puntos de vista muy polarizados y sacar a relucir argumentos que pueden convertirse en otro motivo para desconfiar en el mundo, viendo a las personas como gente que siempre quieren imponer su opinión. Eso alimenta a la negatividad todavía más”, expresa el experto. .

En tanto, si uno es quien está siendo demasiado negativo, sería bueno que se aprenda a identificar ese comportamiento que nos puede a generar una discusión innecesaria con otros, para poder cambiar el rumbo de la conversación.