Publicado el 24 marzo, 2017

Revisa algunos de los beneficios de incluir jengibre en la dieta

Veganbaking.net (CC) Flickr
Veganbaking.net (CC) Flickr

El jengibre es una planta cuya raíz se utiliza para darle sabor a las comidas y brebajes, sobre todo en la cocina de países de Asia. Pertenece a la familia de las zingiberáceas, de la cual también forma parte la cúrcuma y el cardamomo.

Pero además el jengibre es una de las especias más saludables del planeta, ya que contiene diversos nutrientes que son beneficiosos para el organismo y ha sido utilizado, a lo largo de la historia, para aliviar molestias estomacales, náuseas y mareos.

De acuerdo a MedicalNewsToday, el jengibre aportaría con fibra, proteína, potasio, magnesio, fósforo, calcio y Vitamina C, entre otros.

1- Podría ayudar a combatir las molestias de las náuseas

Uno de los usos más populares del jengibre es el de reducir las náuseas, especialmente en mujeres embarazadas, personas que sufren de mareo por movimiento (al andar en barco, por ejemplo) y pacientes con cáncer que estén en tratamiento de quimioterapia, según reporta AuthorityNutrition.

Por ejemplo, una revisión a 12 estudios en un total de 1.278 mujeres embarazadas, concluyó que 1,1 a 1,5 gramos de jengibre pueden disminuir significativamente los síntomas de las náuseas. Sin embargo, no se demostró que redujera vómitos. A pesar de esto, si estás embarazada, se recomienda siempre consultar con un médico antes de hacer cambios en la dieta o incluir alimentos nuevos, para verificar si son seguros para cada caso en particular y revisar las cantidades adecuadas.

2- Tendría propiedades anti inflamatorias

De acuerdo con MedicalNewsToday, el jengibre reduciría la inflamación y ayudaría a aliviar los síntomas de enfermedades relativas a ésta, como la osteoartritis, que involucra el desgaste de las articulaciones y acarrea dolor y rigidez.

En un estudio se analizó a 247 pacientes que sufrían de dicha enfermedad en la rodilla y aquellos que consumieron jengibre experimentaron una disminución del dolor. De acuerdo a MedicalNewsToday, otra investigación publicada en el Cancer Prevention Research Journal, determinó que los suplementos preparados con raíz de jengibre redujeron la inflamación de colon en un mes. 

3- Podría combatir infecciones

Diversos estudios han demostrado que el extracto de jengibre inhibe el crecimiento de distintos tipos de bacteria, por ejemplo sería efectivo contra las bacterias de la boca, causantes de la inflamación de las encías tales como gingivitis y periodontitis, según reporta un estudio publicado en Phytotherapy Research.

4- Aliviaría molestias estomacales

El jengibre ayudaría a reducir las molestias y dolores estomacales, esto se debería a que promovería la eliminación de gas del sistema digestivo. Además, algunos de sus compuestos, específicamente los fenoles, aplacarían la irritación gastrointestinal, según reporta el sitio Good Food, perteneciente a la BBC de Londres. 

5- Disminuiría dolores musculares

Se ha demostrado que el jengibre sería capaz de aminorar los dolores musculares que se producen luego de hacer ejercicio. Se cree que esto tenga vinculación con sus propiedades anti inflamatorias.

Un estudio, publicado en el Journal of Pain perteneciente al American Pain Society, reveló que consumir 2 gramos de jengibre al día reducía significativamente el dolor en personas que realizaban ejercicios que involucraban el uso de los codos. Sin embargo, su impacto no es inmediato, pero demostró ser efectivo reduciendo la progresión diaria del dolor. 

Efectos secundarios y contraindicaciones

Según señala LiveStrong, por lo general el jengibre es seguro para la mayoría de las personas, pero existen algunos efectos secundarios que es importante tomar en cuenta. Por ejemplo, podría generar acidez, molestias estomacales y diarrea. De acuerdo al Centro Médico de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos, sería posible disminuir estos problemas al consumir jengibre junto con una comida.

Además, es importante consultar al médico antes de ingerir jengibre si se están tomando medicamentos anticoagulantes, para la diabetes o para la presión alta.