Publicado el 28 marzo, 2017

Nutrición y salud: ¿Por qué es bueno consumir Omega-3?

Naotake Murayama (CC) Flickr

Cuando hablamos de grasas, el primer pensamiento que se viene a la mente probablemente sea que es recomendable mantenerse alejado de ellas. Sin embargo, hay un tipo de grasa que trae beneficios importantes para el funcionamiento del cerebro y que ha ganado popularidad gracias a su capacidad de reducir el riesgo de padecer enfermedades al corazón. Se trata de los ácidos grasos Omega-3.

“No sólo juegan un papel vital en la salud de las membranas de cada célula del cuerpo, sino que también ayudan a protegernos de un número importante de amenazas a la salud”, afirmó Laurie Tansman, nutricionista del Centro Médico Mount Sinai de Nueva York, a WebMd. La ciencia ha demostrado que el Omega-3 puede reducir la inflamación y que disminuiría el riesgo de padecer enfermedades crónicas como cáncer y artritis, según reporta el Centro Médico de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos.

Algunos síntomas de deficiencia de este componente incluyen fatiga, piel seca, cambios en el estado de ánimo y problemas de circulación sanguínea, entre otros.

Nuestro cuerpo no puede producir Omega-3 por sí solo, por eso es necesario obtenerlo de los alimentos como, por ejemplo, pescados como salmón, sardinas, anchoas, trucha de lago y atún; nueces, linaza y aceites de linaza, soya y canola.

1- Efectos positivos para la salud del corazón

De acuerdo a la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, el Omega-3 reduciría los triglicéridos (un tipo de grasa presente en la sangre), disminuiría arritmias cardíacas (latidos irregulares), mitigaría la formación de placa en las arterias y bajaría la presión arterial.

2- Huesos y articulaciones más fuertes

Estudios indican que el Omega-3 fortalecería a los huesos, ya que favorecería la absorción de calcio. Además, se ha demostrado que podría aliviar dolores de las articulaciones y rigidez en personas que sufren de artritis, esto se debería a sus propiedades anti inflamatorias, según reporta la Universidad de Maryland.

3- Disminuiría el riesgo de sufrir problemas de visión

Cuando existe carencia de DHA, un tipo de Omega-3, aumentan las posibilidades de sufrir problemas de visión, como la degeneración macular que podría acarrear un daño permanente al ojo e incluso ceguera. Consumir Omega-3 reduciría este riesgo.

4- Propiedades anti inflamatorias

De acuerdo a AuthorityNutrition, la inflamación ayuda al cuerpo a combatir infecciones y reparar lesiones en el cuerpo. Sin embargo, a veces ésta persiste por mucho tiempo, incluso cuando ya no hay daño o infección. Dicha condición se llama inflamación crónica y puede ser la responsable de varias enfermedades, como el cáncer.

Los ácidos grasos Omega-3 reducirían la producción de moléculas y sustancias vinculadas a la inflamación, como reporta un estudio publicado en Kidney International. Otras investigaciones han demostrado, de manera consistente, que las personas que consumen más Omega-3 tienen mejores resultados reduciendo la inflamación.