Publicado el 24 noviembre, 2016

¿Cuánto tiempo de pantalla es saludable para un niño?

Kevin Jarrett (CC) Flickr
Kevin Jarrett (CC) Flickr

Estar frente a una pantalla es una actividad sedentaria, es decir la persona se encuentra físicamente inactiva durante ese periodo y consumiendo muy poca energía. El término “pantalla” abarca a la televisión, computador, video juegos, tablets y teléfonos celulares.

Cuando se trata de la salud de los niños, tanto padres como sicólogos, organizaciones de salud y de gobierno se hacen la misma pregunta: ¿cuánto tiempo de exposición a estos aparatos es recomendable para un menor?

Y es que su uso no siempre trae resultados positivos para la salud. Por ejemplo, estudios han demostrado que los niños que tienen un televisor en su habitación son más propensos a sufrir obesidad.

Algunas de las razones por las cuales estar frente a una pantalla aumenta el riesgo de sobrepeso son: encontrarse inactivo, que los comerciales y propaganda pueden llevar a hacer elecciones de alimentación no saludables y que los niños tenderían a comer más cuando están viendo televisión.

Por otro lado, el sitio MedLinePlus asegura que un efecto negativo de que los menores usen aparatos electrónicos en exceso es que puede hacerles más difícil conciliar el sueño, ya que estos artefactos emiten luz azul la cual –en palabras simples- promueve despertarse. Por otro lado, a diferencia de leer un libro, el cerebro se sobre estimula, un claro ejemplo de esto es lo que sucede con los video juegos, especialmente los de acción.

Otra consecuencia es que podrían aumentar los problemas de ansiedad y depresión. Un estudio realizado por el Departamento de Salud Pública  del Reino Unido descubrió que un tiempo de pantalla excesivo –más de 4 horas al día- limitaba las oportunidades de interacción social y actividad física, ambos factores claves para reducir la ansiedad en los niños.

Por otro lado, una investigación de la Universidad de Cambridge publicada el año 2015 sugiere que también afectaría el rendimiento académico. El estudio analizó las actividades de más de 800 jóvenes de 14 años y comparó sus resultados en la GCSE (una certificación de educación secundaria de Gran Bretaña) cuando cumplieron 16 años.

Cada hora adicional al día frente a una pantalla equivalía a 9.3 puntos menos en la GCSE y dos horas extra resultaron en 18 menos.

La Asociación Americana de Pediatría sugiere que el tiempo de pantalla no supere las dos horas diarias. Sin embargo, cuando se trata de menores de dos años la recomendación es que no sean expuestos a ningún tipo de pantalla.

Al mismo tiempo, dicho organismo reconoce que también existen beneficios, como los obtenidos al ver un programa educativo como Plaza Sésamo por ejemplo, que enseña las letras y los números.

Finalmente, la publicación Scientific American señala que lo mejor es que los padres vean los programas o películas con sus hijos, para tener conocimiento de las producciones mediáticas que están consumiendo.