Publicado el 22 diciembre, 2016

Conoce algunos signos tempranos que podrían advertir el desarrollo de una diabetes

Victor (CC) Flickr
Victor (CC) Flickr

Se estima que aproximadamente 1,7 millones de chilenos padecen diabetes, cifra que pone a nuestro país como uno de los que tiene mayor prevalencia de esta enfermedad en Sudamérica. En palabras simples, cuando se sufre diabetes el alza de azúcar en la sangre actúa como veneno y, a menudo, se le llama el asesino silencioso, ya que es fácil que sus síntomas sean inadvertidos.

La mejor manera de saber si se está desarrollando esta enfermedad es realizarse un examen de sangre. Y lo recomendable es visitar al doctor si se experimentan algunos de los siguientes síntomas:

1- Tener más sed de lo habitual

Esto se debe a que el cuerpo intenta eliminar el excedente de azúcar a través de la orina, haciendo que la persona tenga que ir al baño más de lo normal. Esto, por su parte, produce más sed.

2- Boca y piel secas

De acuerdo al sitio WebMd, como el cuerpo utiliza los fluidos para producir más orina hay menos líquido para hidratarlo. Entonces la persona podría sentir la boca y la piel secas, así como también sufrir de deshidratación.

3- Hambre y fatiga

El cuerpo convierte los alimentos que se comen en glucosa que las células usan como energía, para lo cual necesita insulina. Si el cuerpo no produce suficiente insulina o si las células son resistentes a ella, el organismo no puede transformar la glucosa en energía de manera eficiente. Esto hace que la persona sienta más hambre y más cansancio.

4- Visión borrosa

Según el medio Reader’s Digest, en las etapas tempranas de la diabetes, el lente del ojo no enfoca bien debido a que se acumula glucosa en éste y cambia temporalmente su forma. Dicho síntoma debería desaparecer una vez que se regulan los niveles de azúcar.

5- Tener heridas o infecciones que cuesta que sanen

Cuando los niveles de azúcar en la sangre son muy altos se retrasa la circulación y la piel necesita más tiempo para repararse, por lo mismo pequeños cortes podrían tardar más en sanar.

Por otro lado, existe el riesgo de que la resistencia a la insulina promueva el crecimiento de bacterias y hongos que pueden conducir a infecciones recurrentes como, por ejemplo, en la piel o en el tracto urinario.

6-Pérdida de peso no planificada o ganancia repentina

Cuando el cuerpo no puede obtener energía a través de la comida, empieza a quemar grasa y músculo, lo que puede derivar en una disminución del peso.

Por otro lado, la resistencia a la insulina podría hacer sentir más hambre, con la consecuencia de que se gane peso en vez de perder.

7- Hormigueo en los pies

Niveles elevados de azúcar en la sangre aumentan el riesgo de sufrir un daño moderado en los nervios, lo cual podría producir la sensación de tener los pies adormecidos.