Publicado el 6 junio, 2017

Conoce algunos hábitos que podrían dañar tus ojos

Kari Bluff (CC) Flickr

Si bien ciertos problemas a la visión vienen determinados por nuestra genética, hay otros que son el resultado de malos hábitos y que, por lo mismo, son posibles de prevenir una vez que se les detecta. Y es que a veces no nos damos cuenta o no estamos al tanto de los riesgos que acciones como frotarse los ojos o no usar lentes de sol pueden tener para nuestra visión.

1- Frotarse los ojos

Cuando nos frotamos los ojos podemos romper los pequeños vasos sanguíneos que están presentes en la piel alrededor de éstos, con el riesgo de provocar círculos oscuros y abultamiento de las ojeras, según reporta Silverstein Eye Centers.

Pero, además, cuando se frotan los ojos de forma brusca y frecuente se podría producir un adelgazamiento de la córnea, ya que ésta se debilita y toma una forma cónica e irregular. Dicha condición se llama ectasia corneal y su consecuencia más grave es que llevaría a una pérdida progresiva de la visión.

2- No usar lentes de sol

La sobre exposición a los rayos ultravioleta no sólo daña nuestra piel, sino que también el delicado tejido de los ojos, pudiendo causar enfermedades como degeneración macular, cataratas y otras, según reporta el sitio WomenFitness. Utilizar lentes de sol, incluso en días nublados, es una manera sencilla de proteger los ojos.

3- Pasar largas horas frente al computador

Trabajar frente a una pantalla exige grandes esfuerzos a la vista, esto sucede porque -a diferencia de las palabras impresas en papel- los caracteres electrónicos tienen bordes borrosos que impiden enfocar bien. Dentro de las molestias que esta acción puede producir están el sentir ardor, sequedad e irritación en los ojos, así como sufrir de visión doble y borrosa. Este malestar se conoce como síndrome visual informático y puedes profundizar más al respecto en este artículo.

Además, al trabajar o jugar frente a una pantalla, la frecuencia del parpadeo disminuye, porque la concentración es más efectiva cuando se parpadea menos, algo que nuestro organismo hace inconscientemente y, como consecuencia, se experimenta sequedad e irritación.

4- Fumar

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Harvard, el cigarrillo aumenta el riesgo de dañar la visión y los químicos que se inhalan aumentan tres veces la posibilidad de desarrollar cataratas, degeneración macular, ojos secos y retinopatía.

5- No alimentarse bien

Una dieta alta en comida chatarra y alimentos procesados probablemente no le entregará al cuerpo todas las vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales para una salud óptima de los ojos y del organismo en general. Alimentos ricos en beta carotenos, vitamina C y E, zinc y ácidos grasos serían beneficiosos para una visión saludable. 

Por otro lado, de acuerdo a Men’sHealth, una dieta alta en sodio aumenta el riesgo de experimentar deshidratación y, con eso, sufrir sequedad en los ojos e irritación.

6- No seguir las indicaciones de los fabricantes de lentes de contacto

Cuando los lentes de contacto se usan por más días de los sugeridos aumenta el riesgo de contraer una infección: “La gente tiende a mantener los lentes en los ojos por más tiempo del recomendado, especialmente aquellos que son para usarlos un día solamente. Dormir con los lentes, compartirlos con otras personas o no cambiarlos cuando corresponde son peligros mayores cuando se trata de mantener los ojos saludables y evitar infecciones”, explicó Weslie Hamada, optometrista de Johnson & Johnson, al sitio Self.

7- No realizarse exámenes periódicos a la vista

Un especialista puede detectar problemas de visión, enfermedades a la vista y otras condiciones antes de que uno sospeche que existen. Exámenes de rutina son sumamente importantes porque algunas condiciones que perjudican la visión, como el glaucoma, no siempre entregan indicios, sino cuando ya se ha producido un daño irreversible.

También te puede interesar el artículo Aprende algunas medidas a tomar en caso de sufrir lesiones oculares.