Publicado el 31 julio, 2017

7 ejercicios para aliviar los malestares físicos que provoca trabajar frente a un computador

Brightstar Corp | Flickr (CC)
Brightstar Corp | Flickr (CC)

Pasar horas y horas sentados frente al computador en una oficina, o realizando otra tarea similar, podría traer consecuencias para la salud. Esto porque, cuando algunas extremidades y partes del cuerpo tienden a permanecer inmóviles por largos períodos de tiempo, se pueden generar dolores musculares, poco gasto energético y la posibilidad de subir de peso.

En ese sentido organizaciones como el Instituto de Seguridad del Trabajo, y expertos han recomendado realizar pequeñas pausas entre horas de trabajo para ejercitar y así evitar posibles malestares físicos. Más detalles sobre estas “pausas activas” puedes encontrarlos en el sitio del IST.

Aquí te proponemos 7 ejercicios o actividades que puedes realizar en tu oficina, para mantener una buena salud mientras trabajas:

1- Piernas

Un ejercicio simple es colocar un libro entre ambas rodillas y apretarlo con las piernas. De esta forma se evita que los muslos se queden entumecidos.

Por otra parte, también puedes ejercitar las pantorrillas sentado: levanta tus talones sin dejar de tocar el piso con la punta de tus pies y así estarás estirando estos músculos. La idea es hacerlo por 2 segundos, unas 10 veces por día.

2- Cuello y hombros

Sentado en tu silla, mantén una posición recta e inclina tu cabeza hacia abajo, para luego lentamente comenzar a moverla en círculos en el sentido del reloj y luego contra este. Dicho ejercicio debe durar entre 10 y 15 segundos.

Después, estira tus brazos hacia arriba y lleva tus manos hacia la nuca. Lo recomendable sería mantenerlas en esa posición por entre 3 y 5 segundos. Esto ayudaría a liberar la tensión de tus hombros.

3- Evitar daños oculares

Para cuidar los ojos, puedes realizar dos ejercicios.

Primero, puedes mover los ojos de arriba hacia abajo, en series de 5 repeticiones y con descansos de 3 segundos, manteniendo la cabeza quieta. Esto ayudaría a evitar los problemas oculares que puede producir el mantener tu vista fija en un sólo punto por mucho tiempo.

Segundo, puedes entregar total oscuridad a tus ojos. Para esto, intenta relajar tu cuerpo, cierra los ojos y pon tus manos sobre estos de forma ahuecada, de tal manera que no ejerzas presión sobre ellos y evites recibir luz por un corto período de tiempo.

4- Sentadillas

Las clásicas sentadillas también pueden ser de gran ayuda. Para esto, puedes colocarte en posición sentada en el aire y luego pararte. De esta forma trabajarás tus piernas. Lo recomendable es realizar este movimiento de 4 a 6 veces por día.

5- Manos y muñecas

Las manos son una herramienta fundamental para trabajar, por lo que es recomendable tratar de cuidarlas en la mayor medida posible.

Para ello, estirar muñecas es un útil ejercicio. Estira los brazos, flexiona una mano hacia abajo y con la otra haz una leve presión hacia el otro lado. Luego puedes estirar las manos y los dedos, mantenlos así por 10 segundos.

Por último, junta tus palmas, cara a cara, a la altura de la boca del estómago (como cuando se reza) y gíralas juntas hacia abajo y hacia arriba (atrás) durante 10 segundos.

De a poco puedes intentar incluir estas series de ejercicios en tu rutina y así ver cuáles son más efectivos para tus necesidades personales.