Publicado el 26 mayo, 2017

Vida sana: Ideas para mantener la motivación de hacer ejercicio

Tony Alter (CC) Flickr
Tony Alter (CC) Flickr

Hay dos momentos claves a la hora de decidirse a tener una vida más activa: comenzar a hacer ejercicio y que las ganas duren más que un par de semanas. Para no desanimarse antes de haber siquiera empezado, acá te compartimos algunas ideas de cómo mantener la fuerza de voluntad para ganarle a la pereza y al frío, que está cada vez más presente.

1- Ponerse objetivos

La Clínica Mayo, de Estados Unidos, recomienda establecer objetivos simples de cumplir para luego progresar e introducir desafíos más grandes. Eso sí, se sugiere que éstos sean realistas y posibles de cumplir, para evitar frustraciones que hagan querer renunciar.

Un ejemplo es proponerse salir a caminar 10 minutos al día, 5 veces a la semana. Luego aumentar a 20 minutos y así sucesivamente, teniendo como aspiración a largo plazo completar una caminata de 5 kilómetros.

2- Hacerlo entretenido

Una forma de mantenerse motivado es incorporar cambios a la rutina y divertirse con el deporte. Una idea es ir mezclando actividades que trabajen diferentes áreas: ejercicios aeróbicos, pesas, flexibilidad, etc. esto porque la monotonía podría terminar aburriendo.

Los expertos aseguran que es importante encontrar disciplinas que uno disfrute, por ejemplo, si las coreografías de una clase de aeróbica agregan más estrés que diversión, es probable que la motivación vaya decayendo. Mientras más entretenido sea, habrá menos probabilidades de querer renunciar.

3- Buscar un compañero de ejercicio

Hacer deporte con algún amigo no sólo lo hace más agradable, sino que además ayuda a disminuir el riesgo de querer quedarse en casa debido a que existe un compromiso con otra persona.

4- Establece razones de peso

¿Por qué quieres hacer ejercicio? Los motivos pueden ser diversos, lo importante es encontrar aquellos que sean lo suficientemente significativos y mantenerlos en mente los días en los que se desea renunciar. Algunas razones podrían consistir en mejorar la salud o el estado físico, bajar de peso, verse bien, así como también promover la salud emocional al aumentar el autoestima, reducir el estrés, mejorar el estado de ánimo, etc.