Publicado el 30 junio, 2021

Simples recomendaciones que pueden ayudar a prevenir un comportamiento agresivo en niños

Khusen Rustamov | Pixabay

Todos podemos sentir emociones como enojo o frustración, pero para los niños podría ser más difícil lidiar con situaciones de ese tipo, ya que tienen menos experiencia aprendiendo a regulularlas.

Así, para los más pequeños es más natural expresar sus emociones fuertes de forma explícita. En ese sentido, enseñarles a lograr tranquilidad y liberar sus sentimientos de forma sana es tarea de los adultos que los rodean. ¿Cómo se pueden prevenir comportamientos agresivos? Aquí te damos algunos consejos.

1- Enséñale a respetar las reglas del hogar
La Academia Americana de Pediatras indica, en su portal Healthy Children, que a los niños hay que enseñarles las reglas para que puedan entenderlas. Entonces, recomienda a los padres establecer normas claras sobre cuál es el comportamiento aceptable en el hogar y educarlos al respecto.

“Siempre que el niño no obedezca una regla importante, hay que amonestarlo de inmediato para que entienda exactamente qué es lo que hizo mal”, aconseja la entidad.

2- No lo amenace
La organización estadounidense sostiene que no servirá de mucho el amenazar a un niño o niña por mal comportamiento: “siempre es más eficaz reforzar de manera positiva las conductas deseadas, y enseñar a los niños conductas alternativas en vez de tan solo decir deja eso o ya verás’”, recomienda.

3- Enseñe al pequeño a decir que no
La academia también plantea que puede servir el enseñar a los niños otras formas de decir no o mostrar su enojo, de forma que no tengan que recurrir a un comportamiento agresivo.

“Enseñe a su hijo a decir ‘no’ en un tono de voz firme, a dar la espalda o a buscar llegar a un acuerdo en vez de pelear físicamente”, aconseja.

4- Da el ejemplo
La clínica estadounidense de psicología infantil Child Mind Institute, aconseja mantener la calma si es que el niño o niña pierde el control, de forma que le demuestres con tu ejemplo, cómo hay que reaccionar en esas circunstancias.

“Ante un niño iracundo, es fácil sentirse fuera de control y encontrarse gritándole a él. Pero cuando usted grita, tiene menos posibilidad de llegarle a él. Al contrario, sólo lo estará poniendo más agresivo y desafiante”, apunta.

5- Destaca cuando actúe bien
Child Mind Institute, también sugiere elogiar a los pequeños cuando actúen calmados en una situación estresante, y en la que podrían haber reaccionado de modo agresivo. De ese modo, aprenderán que ese es el comportamiento adecuado.