Publicado el 23 agosto, 2017

Signos de que podrías estar sufriendo anemia por falta de hierro

Pexels (cc0)

La anemia es una afección que se da cuando el cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos sanos, que son los que llevan el oxígeno al resto del cuerpo. Un tipo común de anemia es la ferropénica, que se produce cuando no estamos consumiendo suficiente hierro, según explica la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos.

El hierro es un mineral que sirve para el desarrollo de nuestros cuerpos, pues lo utilizamos para producir las proteínas hemoglobina y mioglobina. La primera es la que se halla en los glóbulos rojos y la segunda es utilizada por nuestros músculos.

La cantidad de hierro que debería consumir un hombre de entre 19 y 50 años es de unos 18 gramos al día, mientras que una mujer entre esas mismas edades requiere alrededor de 8 gramos diarios si es que no está embarazada, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos. No obstante, quienes son vegetarianos necesitarían el doble de esa cantidad usualmente.

La razón es que una de las principales fuentes de este mineral son las carnes magras, mariscos y aves, las cuales no son consumidas por los vegetarianos. Otros alimentos que lo contienen son cereales y algunas frutas y verduras. Para conocer cuáles puedes visitar nuestra nota Descubre los vegetales y frutas con mayor contenido de hierro.

Cuando alguien sufre una anemia por deficiencia de hierro de manera leve o moderada, no suele presentar muchos síntomas. Los primeros signos que puede sentir son:

-Sentirse débil o cansado con mayor frecuencia, o tener la sensación de que falta el aliento.
-Dolores de cabeza.
-Problemas para concentrarse.

Así lo indica la Biblioteca de Medicina de EEUU, la cual añade que, si la situación es un poco más grave, estos otros signos pueden empezar a aparecer:

-Uñas quebradizas.
-Sentir vértigo o marearse al ponerse de pie.
-Tener la piel más pálida de lo usual.
-Mayor dificultad para respirar.
-Dolor en la lengua.

En el caso de las mujeres, otro síntoma que a veces se presenta y que estaría relacionado a la anemia ferropénica sería un sangrado menstrual más abundante de lo habitual.

Si crees que presentas algunos de estos signos, puedes consultar a un médico para que te entregue su opinión profesional. El especialista podría solicitarte exámenes de sangre para determinar si realmente estás con deficiencia de hierro.