Publicado el 11 mayo, 2018

¿Se puede dar leche de burra a los bebés?

Pixabay (cc0)

La leche de burra no es consumida de forma masiva en nuestro país, pero en el último tiempo se ha vuelvo más conocida entre algunas madres, quienes la han escogido para dársela a sus recién nacidos.

Y es que este alimento es una solución natural a un problema que presenta al menos el 3% de los bebés: se le puede dar a los que son alérgicos a la proteína de la leche de vaca y que no pueden ser amantados enteramente por sus madres.

Así lo confirma Karen Basfi-fer, académica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, quien en entrevista con el diario El Mercurio indica que la leche de burra es muy similar a la humana, con la diferencia de que “tiene menos grasa y, por eso, menos calorías”.

Para suplir esta deficiencia, suele agregarse aceite de maravilla a la leche. Si no se hiciera esto, “el niño puede presentar bajo peso”, explica la experta.

El doctor Germán Errázuriz de la Sociedad Chilena de Pediatría es de los primeros que ha comenzado a usar esta leche como alternativa para bebés, la cual conoció cuando realizaba un postgrado en Italia.

Según comentó al mismo periódico, recomienda usar esta leche sólo después de que un médico haya confirmado que el bebé presenta este tipo de alergia. “Es propio de las guaguas que tengan vómitos, reflujo o cólicos. Pero cuando hay alergia, estos síntomas alcanzan un grado patológico. Asimismo, puede haber deposiciones con sangre y el niño no sube de peso”, relató.

Aunque no todos comparten el optimismo de Errázuriz y Basfi-fer por este alimento. María Antonieta Guzmán, inmunóloga y académica de la Universidad de Chile, recalca en entrevista con la revista Paula que la leche de burra no es una solución mágica a las alergias, sino que puede servir sólo en algunos niños.

“En general, las leches de otros mamíferos son malas alternativas para niños alérgicos a la proteína de leche de vaca. Los burros se distancian genéticamente de especies como la vaca o la cabra, pero eso no logra que sea una alternativa válida, pues podría haber reactividad cruzada: es decir, un 70% de parecido proteico entre las leches”, detalla.

En ese sentido, agrega que “en algunos niños puede servir, pero habría que realizar un test cutáneo y una prueba de provocación controlada, en un ambiente hospitalario”.

Por lo mismo, si estás considerando darle leche de burra a tu bebé, te invitamos a consultar previamente a un especialista.