Publicado el 22 marzo, 2019

¿Qué tengo que hacer si hay una fuga de gas en mi hogar?

Gorbachevsegeyfoto | Pixabay (cc0)

Saber enfrentar cualquier potencial emergencia puede llegar a salvarnos la vida y la de nuestros seres queridos en algún momento. Por lo mismo, es conveniente estar preparados.

Una emergencia que puede ocurrir de imprevisto en tu hogar es que haya una fuga de gas, un elemento que casi todos los hogares chilenos utilizan para tareas domésticas como cocinar, calentar agua para la ducha y calefaccionarse.

¿Cómo identificar si hay una fuga de gas?
El hecho de que sientas ‘olor a gas’ en tu casa no necesariamente significa que hay una fuga de gas. Si tienes un tanque o cilindro de gas en tu hogar, puede que el olor se deba a que éste se está acabando.

Así lo explica la empresa distribuidora Lipigas, que indica que “cuando el gas se está acabando, ya sea en el tanque o en el cilindro, aumentará la concentración del odorante en el gas que se quema. Esa es la razón de que en ese momento se pueda percibir un mayor olor a gas”.

Y advierte que “en el caso de que tu gas no esté cerca de terminarse y el olor sea muy intenso y/o permanezca más tiempo, puede tratarse de una fuga”.

¿Qué hacer al identificar una fuga?
Si creemos que efectivamente se trata de una fuga de gas, el primer paso que recomiendan tanto Lipigas como Abastible, otra empresa distribuidora en Chile, es cortar el suministro de gas de inmediato, cerrando la llave de paso.

Otro punto muy relevante que destacan es que no uses nada que pueda generar fuego, porque si éste alcanza el gas, podría provocar una explosión. Y ojo que esto incluso la electricidad: si prendes una luz o usas un cualquier dispositivo electrónico, se podría formar una chispa que también podrían ocasionar una inflamación.

Lo siguiente que recomiendan las compañías es ventilar el lugar, abriendo puertas y ventanas, así como pedirle a todos los habitantes del lugar que vayan a un lugar ventilado, como el patio o la calle.

Una vez aseguradas las personas, llama a Bomberos, quienes pueden atender este tipo de emergencias, al teléfono gratuito 132. También puedes llamar a la compañía que te suministra gas, para que envíen personal especializado. Todo esto siempre recordando no utilizar el teléfono cerca de la posible fuga, para evitar el riesgo de chispas.