Publicado el 2 marzo, 2018

Qué es la hepatitis C y cuáles son sus síntomas

Pixabay (cc0)

En el mundo hay alrededor de 71 millones de personas que padecen infección crónica por hepatitis C y cada año mueren unos 399 mil pacientes debido a lo mismo, estima la Organización Mundial de la Salud. Pero ¿en qué consiste realmente? ¿Cómo saber cuándo alguien la tiene?

Para que conozcas más al respecto, te contamos que la hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por el virus del mismo nombre, indica la entidad internacional.

Este virus se transmite a través de la sangre, por lo que uno puede contagiarse -por ejemplo- cuando se hace inyecciones en condiciones poco seguras o durante transfusiones de sangre. También se puede adquirir al tener relaciones sexuales con una persona con hepatitis C.

Al contraer ese virus, se puede sufrir la enfermedad tanto en nivel agudo, que se cura tras unas semanas, como crónico. En este último caso existe la posibilidad de que se desarrolle cirrosis o cáncer de hígado, lo cual -dependiendo de la gravedad- podría incluso requerir un trasplante del órgano.

Síntomas
Uno de los mayores problemas relativos a esta enfermedad es que la mayoría de los afectados casi no presentan síntomas.

Uno de los signos más comunes de la hepatitis es que se puede sufrir un amarillamiento temporal de la piel (ictericia).

Asimismo, algunas personas pueden tener dolor en el cuadrante superior derecho del abdomen, hinchazón abdominal debido a líquido (ascitis), heces de color arcilla o pálidas, orina turbia, fatiga, fiebre, picazón, náuseas y vómitos, indica Medline Plus de la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos.

Aparte de eso, en el caso de la infección crónica, se puede sumar una sensación constante de cansancio y trastornos cutáneos, entre otros problemas menores.

Pero si se tiene hepatitis crónica, puede que la persona no lo note hasta que llegue al punto de tener cicatrización (cirrosis), que es una lesión grave al hígado irreversible y que puede presentar síntomas similares a los ya mencionados, pero más notorios.

Tratamiento
Algunas personas con hepatitis C en estado agudo podrían no requerir un tratamiento, debido a que su sistema inmune podría eliminar la infección por sí mismo.

En tanto, hay ciertos pacientes a los que se les recetan medicamentos antivirales, que se toman por vía oral en períodos de entre 8 a 24 semanas, dependiendo del caso, según Medline Plus.

Por otra parte, cuando el paciente presenta cirrosis, no se hace un tratamiento enfocado en la recuperación, ya que es incurable, pero sí se pueden seguir procedimientos para impedir que el daño empeore.

Si se llega a cáncer de hígado u otra patología grave, el tratamiento variará dependiendo del estado de cada uno.

Si crees que podrías estar presentando síntomas de hepatitis C, te recomendamos consultar a un médico lo antes posible.