Publicado el 26 abril, 2019

Que el mal tiempo no te detenga: las ventajas de ejercitar al aire libre en otoño-invierno

Pixabay (cc0)

En los meses otoño-invierno el tiempo se vuelve más frío y tiende a llover un poco más, factores que podrían afectar la salud de algunos, pues estas condiciones potencian la propagación de enfermedades respiratorias.

Eso no tiene por qué ser un impedimento para salir a hacer ejercicio, pues entrenar al aire libre en esta temporada puede traer varios beneficios. Aquí te contamos algunos de ellos:

1- Propicia la quema de calorías
Cuando el ambiente está frío, el cuerpo debe gastar más calorías para mantenerse caliente, así que esa es una ventaja que podrías tener si prefieres entrenar al aire libre en vez de un espacio cerrado, indica el periódico electrónico The Huffington Post.

2- Podría ayudar a tu corazón
Entrenar cuando las temperaturas están más bajas también podría ayudarte a fortalecer tu corazón, ya que al estar en un ambiente más frío, este órgano debe esforzarse un poco más para distribuir sangre en el cuerpo, según Huffington Post.

Eso sí, te recomendamos consultar a un médico antes de entrenar en el frío, si es que tienes problemas al corazón o no sueles hacer ejercicio.

3- Puedes obtener más vitamina D
Durante los meses de otoño-invierno, disminuye el tiempo que estamos expuestos al sol, ya sea debido a que los días están más nublados y los rayos no llegan directamente, o porque algunos prefieren pasar más tiempo en lugares cerrados.

La exposición al sol es vital para que nuestro genere vitamina D, la cual ayuda a absorber el calcio y está vinculada al funcionamiento de los sistemas nervioso, muscular e inmune, detalla la enciclopedia médica MedlinePlus.

Por ello es que, si entrenas al aire libre en esta temporada, podrás provechar aún más los tímidos rayos de sol invernales y ayudar a mantener tu cuerpo saludable.

4- Puede subirte el ánimo
La actividad física provoca que nuestro cuerpo libere endorfinas, las cuales pueden potenciar la sensación de bienestar y pueden ayudar a subirnos el ánimo y a relajarnos.

Y cuando uno ejercita en un ambiente frío, nuestro organismo puede liberar aún más endorfinas, aumentando su efecto de generar “felicidad”.

Así lo indica el doctor estadounidense Kevin Plancher, quien en entrevista con la revista Women’s Health explica que “todo el ejercicio puede incrementar tus niveles de estas hormonas para sentirse bien, las endorfinas. Pero debido a que tu cuerpo se tiene que esforzar más en el frío, tu producción de endorfinas se estimula aún más, ocasionando que suba más el ánimo”.

Por otra parte, si te decides a intentar ejercitar al aire libre en otoño e invierno, hay algunos cuidados que puedes tomar para proteger tu salud de las bajas temperaturas. Te invitamos a conocerlos en nuestra nota Tips para ejercitar de manera óptima en otoño-invierno.