Publicado el 19 abril, 2021

Psicóloga del IST da consejo esencial a mujeres estresadas por la carga laboral y doméstica

Andrea Piacquadio | Pexels

Durante esta pandemia, muchas mujeres no sólo han tenido que adaptarse a trabajar en condiciones de pandemia, sino que también han visto aumentada su carga doméstica, debido al rol tradicional de cuidadora que suele existir en la sociedad.

Así lo indica la psicóloga Pilar Durán, gerenta de comunidad del Instituto de Seguridad del Trabajo (IST), quien recalca que este es un problema que han vivido muchas mujeres durante esta emergencia sanitaria y las extensas cuarentenas.

Podemos ver que la brecha (entre hombres y mujeres) se ha incrementado de manera importante a propósito de la pandemia. Lo que se establece es que el retroceso es de aproximadamente 10 años, respecto de lo avanzado en términos laborales. Tiene que ver, por un lado, por la pérdida de los empleos, pero también por la precarización de los mismos trabajos y por cómo les impacta el tener una multiplicidad de roles en el encierro generado por la pandemia”, relata.

Si es tu caso y sientes que has llegado a un punto muy alto de estrés, te recomendamos que busques ayuda profesional. Pero si, por cualquier motivo, no puedes acceder a ella en este momento, Pilar Durán entrega un consejo: intenta conversarlo con alguien de tu confianza.

Al respecto, destaca que “una de las cosas importantes en la salud mental es poder generar espacios de conversación con otras personas, sobre todo quienes han tenido que vivir la pandemia de manera más encerrada y que hasta el día de hoy tienen que hacerlo. Trata de hablar con tu círculo más cercano o ir ampliando las amistades. Incluso con los colegas del trabajo a veces tenemos la posibilidad de hablar más sobre lo que nos está pasando”.

Durante estas conversaciones, la experta sugiere “identificar las emociones que nos surgen, explicitarlas, ponerles nombre y hablar de ellas. Hablar de lo que nos pasa, de lo que sentimos es fundamental para poder sobrellevar esas emociones”.

La psicóloga recalca este consejo porque muchas mujeres a veces callan sus emociones en el hogar, lo que puede afectarlas más a largo plazo.

“A veces las mujeres contenemos la emocionalidad de tristeza, angustia u otras, porque entendemos erradamente, creo yo, que no podemos llegar a nuestras casas a hablar de lo que nos pasa, que no podemos traspasarles a los niños nuestras penas o incluso a los maridos. En ese sentido, el rol de los propios compañeros de trabajo puede ser muy importante”, dice.

Otros tips que puedes aplicar son llevar una rutina más o menos establecida, tratar de mantenerte activa, “ojalá poder hacer ejercicio, pero sabemos que esta es una realidad que no es factible para todos. Las mujeres podemos tener múltiples roles, entonces muchas veces decirles que además lleguen a su casa y hagan ejercicio, después de todo lo que hacen, puede parecer una burla. Por eso ponemos mucho foco en las conversaciones. Creemos que a veces conversaciones de 2 o 3 minutos pueden descomprimir considerablemente”, apunta.

Y añade que “siempre pongo el ejemplo de la olla a presión, en que antes de abrirlas hay que sacar por un agujero el aire comprimido. Esto es lo mismo, necesitamos cada cierto tiempo estar sacando lo que hemos comprimido en términos emocionales porque, de lo contrario, en algún momento puede reventar”.