Publicado el 13 diciembre, 2017

Para qué sirve la vitamina K y qué alimentos la contienen

Pexels (cc0)

Las vitaminas son esenciales para que nuestros cuerpos se desarrollen y funcionen con normalidad. En total son 13 las que nuestro organismo necesita para subsistir: A, C, D, E, K y las vitaminas B (tiamina, riboflavina, niacina, ácido pantoténico, biotina, vitamina B-6, vitamina B-12 y folato o ácido fólico).

Anteriormente te hemos hablado de la importancia de la vitamina C y la vitamina D, por lo que ahora te contaremos sobre una que podría ser un poco menos conocida: la K.

La vitamina K es vital para la coagulación normal de la sangre, pues el cuerpo la utiliza para sintetizar las proteínas que ayudan a controlar el sangrado, explica el Manual Merck sobre Medicina.

Esto quiere decir que, sin la vitamina K, la sangre no coagularía.

Asimismo, esta sustancia influiría en la buena salud de los huesos y de otros tejidos, pues sería necesaria para la producción de la osteocalcina, una proteína que contribuye a la formación ósea.

Por otra parte, esta vitamina también se caracteriza por ser liposoluble, lo que significa que se absorbe mejor cuando se consume junto a un poco de grasa.

En qué alimentos se encuentra

Al igual que el resto de las vitaminas, la mejor manera de obtener esta sustancia es por medio de los alimentos. De acuerdo a la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos, la podemos encontrar en hortalizas de hoja verde, tales como la repollo, la espinaca, las hojas de nabos, la acelga, las hojas de mostaza, el perejil y la lechuga.

Además, se halla presente en verduras como las coles de bruselas, el brócoli y la coliflor.

Aparte de los vegetales mencionados, también aportan vitamina K el pescado, el hígado, la carne de vacuno, los huevos y los cereales (estos últimos la contienen en menor cantidad).

Bacterias del tracto gastrointestinal inferior igualmente pueden elaborar vitamina K, pero en este caso sólo se absorbe en cantidades pequeñas.

Cómo saber si uno tiene deficiencia de vitamina K

La Biblioteca de Medicina de Estados Unidos informa que es raro que una persona presente deficiencia de vitamina K, pues normalmente se obtiene al consumir los alimentos ya nombrados, los cuales suelen estar presentes en la dieta de una amplia parte de la población.

En ese sentido, indica que alguien podría presentar deficiencia de esta sustancia cuando el cuerpo no puede absorberla apropiadamente desde el tracto intestinal o después de someterse a un tratamiento prolongado con antibióticos.

Los síntomas que se suelen presentar cuando esta situación ocurre, son la aparición de hematomas y la ocurrencia de sangrados.

Si crees que este podría ser tu caso, te recomendamos consultar a tu médico.