Publicado el 3 diciembre, 2018

No a todos nos afecta igual: ¿quiénes son más propensos a sufrir daños por el sol?

Pexels (cc0)

El sol emite rayos UV, los cuales pueden causar daños permanentes en nuestra piel cuando nos vemos expuestos en exceso a ellos. Más al respecto puedes conocerlo en esta nota.

Pero, algo que algunos podrían no tener del todo claro, es que el sol no nos afecta a todos de la misma forma. Hay algunas personas que pueden ser más propensas a sus rayos que otras.

Esto se ve determinado por el color de la piel y los ojos. Si bien el sol nos afecta a todos en cierta medida, quienes tienen la piel más blanca tienen más riesgo de tener cáncer a la piel por exposición a rayos UV, debido a que son más propensos a sufrir quemaduras.

La razón es que su piel tiene menos melanina, el pigmento de la piel que es producido por las células llamadas melanocitos.

La melanina ayuda a proteger a la piel de los rayos UV, por lo que mientras menos tengas, mayor es tu riesgo de sufrir quemaduras, explica la Asociación Americana del Cáncer.

Y las quemaduras por el sol son uno de los factores que incrementan la probabilidad de tener cáncer a la piel.

Esto no quiere decir que las personas de piel más oscura no puedan tener cáncer a la piel: igualmente pueden padecerlo. La diferencia radica en que, gracias a que tienen más melanina para protegerse, no se queman con el sol con tanta facilidad.

Por su parte, quienes tienen ojos azules o verdes pueden verse más propensos a sufrir daños por los rayos UV debido a que, al tener menos pigmento que los oscuros, son más sensibles.

Algo similar ocurre con quienes tienen el cabello de color naturalmente rubio, pelirrojo o castaño claro.

Pese a esto, te recomendamos tomar precauciones para protegerte del sol, tanto si eres de piel, ojos y/o pelo claro como oscuro, pues toda exposición excesiva al sol puede resultar perjudicial a largo plazo (el daño por rayos UV es acumulativo en el tiempo).