Publicado el 7 febrero, 2020

Los pasos a seguir cuando alguien sufre un agotamiento por calor

Pexels (cc0)

Durante el verano no es raro que el calor pueda pasarle la cuenta algunas personas, en especial a los trabajadores que les toca laborar en el exterior y/o realizando tareas de fuerza, ya que tienen que estar por largos períodos de tiempo bajo el sol.

Las altas temperaturas, combinadas con otros factores como la hidratación deficiente, pueden provocar una condición conocida como agotamiento por calor, que puede variar desde leve a grave.

En los casos de mayor gravedad, puede desencadenar un golpe de calor, que debe tratarse de inmediato porque puede poner en riesgo la vida, explica la clínica estadounidense Mayo.

De acuerdo al recinto médico, los síntomas de agotamiento por calor pueden aparecer en el momento, o demorarse un tiempo, por lo que no debes despreocuparte. Lo que más comúnmente delata esta condición es la sudoración excesiva y el pulso débil y acelerado.

Otros signos incluyen: piel fría y húmeda con piel de gallina, mareos, desmayos, fatiga, presión arterial baja al ponerte de pie, calambres musculares, náuseas y/o dolores de cabeza.

En caso de que sufras de agotamiento por calor, o le suceda a alguien que conoces, hay una serie de pasos que puedes tomar para intentar aliviarlo.

Los primeros son los que pueden resultar más obvios, pero en situaciones de emergencia pueden no pensarse con rapidez: hay que ponerte lejos del calor, bajo una sombra o, si es posible, en un lugar que tenga aire acondicionado.

El afectado debería quitarse no sólo la ropa gruesa, sino también la que sea muy ajustada, porque eso impide que la piel respire adecuadamente; y beber agua u otra bebida, pero es importante que ésta no tenga alcohol ni cafeína, sustancias que pueden empeorar la deshidratación.

Para aliviar la sensación de mareo, puede recostarse y levantar las piernas y los pies ligeramente, aconseja la clínica Mayo.

Además de beber agua fresca, puede pasarse una esponja húmeda por la piel y echarse aire con un abanico o ventilador.

¿Y cuándo deberías buscar ayuda de un médico? El recinto médico recomienda solicitar asistencia profesional si los síntomas no mejoran -o empeoran- dentro de una hora, o si la persona se agita, pierde el conocimiento o no puede beber líquido para hidratarse.

Si la temperatura corporal central supera los 40 ºC, debes ir a urgencias de inmediato.