Publicado el 15 mayo, 2019

Invierno calentitos: recomendaciones para usar estufas a gas de manera segura

Pixabay (cc0)

Para pasar un invierno calentito y combatir el frío y la humedad, puede ser buena idea tener calefactores en el hogar, y uno de los tipos más usados suelen ser los que funcionan con gas.

En caso de que tengas uno en tu casa o departamento, el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) recomienda no usarlos en dormitorios, baños ni lugares que sean muy cerrados. La razón es que, al igual que las estufas a parafina, estos calefactores liberan gases cuando están en uso, lo que puede representar un riesgo para la salud.

Para prevenir cualquier malestar por la acumulación de CO2 al interior del hogar, el organismo público aconseja mantener muy bien ventiladas las habitaciones donde se tendrá una estufa a gas.

Asimismo, aconseja preferir tenerlas en lugares como el living y comedor, que pueden ser más fáciles de ventilar y donde no suele dormirse en la noche.

En el caso del gas, también puede ser vital que estés atento por si hay una fuga de la sustancia desde el calefactor.

Al respecto, la empresa distribuidora Lipigas explica que es normal que haya un poco de olor a gas en el ambiente cuando el cilindro se está a punto de vaciar, pero advierte que si el gas no está cerca de acabarse y el olor es muy intenso, puede que se trate de una fuga.

Si crees que podría haber una fuga, la compañía recomienda cerrar la llave de paso, abrir puertas y ventanas para ventilar, y no prender ninguna llama ni ocupar ninguna luz ni aparato que funcione con electricidad, porque estos artefactos (incluso los celulares) podrían provocar una chispa y con ello, podría ocasionar una inflamación.

Luego, puedes llamar a Bomberos al teléfono gratuito 132 o a tu compañía de gas para que personas especializadas verifiquen la emergencia.