Publicado el 16 noviembre, 2018

Envejecimiento y sueño: ¿es verdad que necesitamos dormir menos con los años?

Menchu en Pixabay (cc0)

Una creencia popular que se ha instalado en una parte de nuestra sociedad es que a medida que uno envejece, ya no necesitaría dormir tanto como antes. Este mito nació debido a que bastantes personas de mayor edad suelen dormir menos horas cada noche, en comparación a la cantidad de sueño que tenían durante su época de juventud.

Sin embargo, esta creencia no sería correcta. Así lo indican dos expertos a la revista estadounidense Health, quienes aseguran que las personas de mayor edad necesitarían dormir la misma cantidad que el resto, es decir, entre 7 y 8 horas en promedio cada día.

Uno de estos especialistas es Michael Grandner, director del Centro de Investigación de la Salud y el Sueño de la Universidad de Arizona (Estados Unidos), quien explica que esta creencia popular sí tiene algo de verdad.

¿Por qué? Grandner relata que, si bien todos necesitamos dormir unas 7 horas para mantener nuestro cuerpo y mente descansados, algunas personas van perdiendo la capacidad de dormir profundamente por varias horas seguidas, a medida que envejecen.

“Es bastante claro que la habilidad de dormir disminuye con la edad”, expresa, añadiendo que las razones de ello aún no están del todo claras.

Por su parte, la doctora Leila Kheirandish-Gozal, directora de investigación clínica del sueño en la Universidad de Chicago, acota que si bien la necesidad de dormir no cambia con la edad, nuestro cuerpo sí puede adaptarse a descansar menos con el paso del tiempo.

Es decir, si siempre sueles dormir menos de 7 horas, tu cuerpo puede acostumbrarse a funcionar relativamente bien de ese modo. Pero a largo plazo ese hábito podría provocarte efectos secundarios, como afectar tu estado de ánimo, perjudicar tu memoria y aumentar el riesgo de enfermedades al corazón, señala Kheirandish-Gozal.

Si eres del grupo que tiene algunos problemas para conciliar el sueño, hay distintas cosas que puede hacer para intentar solucionar eso. Por ejemplo, hay ciertos alimentos que puedes comer y que ayudan a provocar somnolencia, sobre los cuales te contamos en esta nota, y también hay ciertos métodos que puedes probar para relajarte, que puedes conocer aquí.