Publicado el 15 enero, 2018

Consejos para prevenir accidentes de niños en las piscinas

Pixabay (cc0)

Con el verano también llega el calor, por lo que varias personas comienzan a buscar formas de sentirse más frescas.

Así es como ir a una piscina se transforma en el pasatiempo favorito de muchos, en especial de quienes no tienen la oportunidad de darse una escapada a una playa.

Tanto adultos como niños pueden disfrutar de las piscinas, pues tomando algunas precauciones puedes ayudar a que los más pequeños se diviertan de forma segura. A continuación, te dejamos algunos consejos al respecto:

1- Clases de natación

Una buena opción para evitar accidentes es que los pequeños tomen algunas clases de natación con un profesional. Tracy Mehan, educadora de salud en el Hospital de Niños en Columbus (Estados Unidos), explica al portal Live Science que los menores a partir de 4 años pueden recibir lecciones en el área sin ningún problema.

2- Chalecos salvavidas

De acuerdo Mehan, ponerle chalecos salvavidas a los niños es mucho más seguro que utilizar flotadores que se inflan, pues estos pueden pincharse fácilmente, quedando inutilizables.

3- Cuidado con los juguetes

La Academia Americana de Pediatras igualmente recomienda tener cuidado con los juguetes que se dejan en la piscina mientras no está en uso, pues a los niños podrían llamarles la atención y podrían intentar agarrarlos.

En ese sentido, indican que es mejor no dejar ningún tipo de juguetes en el agua ni tampoco muy cerca de la orilla de la piscina.

4- Precaución con los clavados

Tanto a los niños como a adultos podría gustarles lanzarse de clavados en el agua, pero antes de hacer esto, hay una serie de precauciones que se podrían seguir.

De acuerdo con la organización estadounidense de pediatras, es aconsejable revisar qué tan profunda es el agua antes de lanzarse y siempre hacerlo en la parte más profunda de la piscina.

También alertan que es mejor lanzarse desde un trampolín, no desde la orilla de la piscina o desde un juguete en el agua.

5- Poner una cerca

Si se tiene una piscina permanente en la casa, una forma de evitar accidentes es rodearla con una reja.

Lo ideal es que ésta tenga al menos 1,2 metros de altura y que no tenga agarraderas ni ningún espacio que permita a un niño escalarla, indica la Academia Americana de Pediatras.