Publicado el 12 enero, 2018

Consejos para cuidar a un bebé durante el verano

Pixabay (cc0)

El verano es una época que varios asocian a vacaciones y relajo, pero también es sinónimo de mucho sol y calor, algo de lo que es mejor cuidarnos para evitar que nuestro cuerpo se vea afectado.

Esto se vuelve aún más importante en el caso de los bebés, quienes son más vulnerables que el resto de nosotros.

Para evitar que tu bebé se vea afectado por las altas temperaturas de esta temporada, aquí te entregamos algunos consejos:

1- Cuidado con llevarlo a la playa

El portal especializado Guía Infantil indica que no es recomendable llevar a los bebés menores de 6 meses a la playa, porque el sol les llegará de forma muy directa y puede dañar su delicada piel.

La razón es que los bebés tienen la piel mucho más delgada que la de un adulto durante sus primeros meses de vida. Específicamente, en ese período su piel es alrededor de 5 veces más fina que la del resto de las personas, indica la empresa especialista en cremas Eucerin, por lo que se puede quemar más fácilmente con el sol.

En ese sentido, Guía infantil agrega que lo recomendable sería esperar a que tengan al menos 8 meses para llevarlos a la playa.

2- Bloqueador solar

El sitio agrega que sería preferible no aplicar bloqueador solar a bebés menores de 6 meses, porque los químicos podrían irritar su piel.

En el caso de los que sean mayores a esa edad, aconsejan que la crema tenga un Factor de Protección Solar (FPS) de 30 o más, y añaden que se puede probar echando un poco del producto en el antebrazo del niño, para ver si le causa alguna reacción alérgica.

3- Hidratación

De acuerdo al portal Bebés y más, los niños que aún toman pecho no necesitan beber agua, aunque podría beneficiarlos el amamantarlos con más frecuencia de lo usual para asegurar que se mantengan hidratados.

Cuando los bebés comienzan a consumir otros alimentos, se les puede empezar a dar un poco de agua si sienten sed, indica el enfermero Armando Bastida al portal español Bebés y más.

No obstante, antes de darle agua al bebé, te invitamos a consultar con su médico tratante para que indique las dosis y qué tipo de agua (corriente o embotellada) es más adecuada para su caso.

4- Previene la otitis

La página agrega que cuando un niño va a una piscina en verano, aumenta el riesgo de que sufra de otitis, debido a que puede inflamarse el conducto externo de los oídos producto de hongos y bacterias que se generan en esos ambientes de calor y humedad.

Para prevenirla, aconsejan ponerles tampones de cera especiales para proteger los oídos del agua (se pueden encontrar en las farmacias) y también secar bien las orejas tras bañarlos.