Publicado el 24 abril, 2017

Consejos de seguridad para manejar bajo la lluvia

Oregon Department of Transportation (CC) Flickr
Oregon Department of Transportation (CC) Flickr

Las condiciones climáticas pueden aumentar los riesgos de sufrir accidentes de tránsito. Esto es especialmente cierto cuando se conduce bajo la lluvia: la visibilidad disminuye, así como la tracción de las ruedas, razones por las cuales es importante tomar precauciones extras.

A continuación, revisaremos algunos consejos para manejar sobre el pavimento mojado que nos ayudarán a disminuir las posibilidades de sufrir accidentes.

1- Reducir la velocidad

Conducir más lento es una de las maneras más efectivas de bajar el riesgo de que las ruedas del vehículo no se adhieran al asfalto y se produzca el efecto de que éste se desplace sobre una capa de agua en vez de la superficie del camino, lo cual haría perder el control del auto.

2- Encender las luces

Esta acción ayudará a que los otros conductores y peatones puedan verte con mayor facilidad, incluso si es de día.

3- Dejar más espacio entre vehículos

Como la visibilidad se reduce en tiempos de lluvia, es importante respetar las distancias y mantenerse más alejado de los otros automóviles para tener más tiempo de reacción.

4- Evitar activar la velocidad crucero

La velocidad crucero podría contribuir a perder control sobre el auto cuando está lloviendo, especialmente si éste ha reducido su adherencia al suelo producto del agua.

5- No pasar sobre pozas

Si el agua no deja ver las marcas de la calle, probablemente sea muy profundo para pasar. Una recomendación es observar a los otros autos y siempre esperar que el vehículo de adelante haya cruzado completamente, ya que, si éste ha quedado en la mitad de la poza, te podría suceder lo mismo.

6- Realizar mantenciones periódicas a tu vehículo

Esto reducirá las posibilidades de experimentar desperfectos bajo la lluvia. Es especialmente importante revisar los limpiaparabrisas, neumáticos y fluidos.

7- Evitar los vidrios empañados

Cuando llueve, las diferencias de temperatura entre el interior y el exterior hacen que los vidrios se empañen. Para que esto no ocurra, se recomienda usar la recirculación del climatizador o el aire acondicionado.