Publicado el 7 agosto, 2017

Cómo se contagia la lepra y cuáles son sus síntomas

Moyermk en Flickr (CC)

El lunes 31 de julio, el Ministerio de Salud informó que en Chile continental se detectaron dos casos sospechosos de lepra, enfermedad que solía estar erradicada del territorio nacional.

Esto ha llevado a muchos a preguntarse cómo se contagia esta enfermedad, que es conocida desde hace más de 2 mil años, y cuáles consecuencias trae a la salud. A continuación, te lo explicamos.

Cómo se contrae lepra

La lepra es una enfermedad infecciosa que, a diferencia de lo que algunos podrían creer, no es muy contagiosa, debido a que el sistema inmunitario de la mayoría de las personas es capaz de combatirla al entrar en contacto con la bacteria que la causa, Mycobacterium leprae.

Ésta se contrae cuando alguien inhala desde el aire gotitas contaminadas, que una persona infectada libera cuando tose o estornuda, según informa la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos.

Otra forma en que se podría contagiar es al entrar en contacto con líquidos nasales de un afectado con lepra.

Los primeros síntomas de la enfermedad pueden presentarse entre 1 y 20 años después de entrar en contacto con un infectado. Su período de incubación es de un promedio de 5 años, algo que dificulta su detección, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

Síntomas

Existen dos formas comunes de lepra: la tuberculoide y la lepromatosa. Ambas provocan úlceras cutáneas, pero las más graves son causadas por la lepromatosa.

Las lesiones suelen ser más claras que el color de la piel del paciente y se caracterizan por no sanar, aunque pasen varias semanas.

Otro signo de lepra es que se debilitan los músculos y nervios del cuerpo, al igual que se presenta un entumecimiento o ausencia de sensibilidad en las manos, brazos, pies y piernas.

Si la enfermedad se agrava, estos síntomas pueden alcanzar los ojos, debilitando los músculos de los párpados, impidiendo que éstos se cierren y provocando ulceración de la córnea y/ o catarata, finalmente resultando en la ceguera.

Cuando esta enfermedad no es tratada, puede traer consecuencias más graves, como desfiguración y daño neurológico irreversible en brazos y piernas.

La lepra tiene cura

Para detectar la enfermedad, se realizan biopsias a las lesiones y examen de raspado de piel. Su temprana detección es importante para evitar que produzca daño permanente en el cuerpo.

La lepra se puede curar sometiéndose a un tratamiento multimedicamentoso, en el que se utilizan antibióticos como la dapsona, rifampina, clofazamina, fluoroquinolonas, macrólidos y minociclina.