Publicado el 10 julio, 2020

Cómo reconocer los síntomas de un episodio de ansiedad

Andrew Neel | Pexels (CC0)

Es probable que en más de una oportunidad hayas experimentado un episodio de ansiedad, debido a situaciones de amenaza o incertidumbre.

Tal como recoge el sitio oficial de la clínica estadounidense Mayo, sentir ansiedad de manera ocasional es completamente normal. No obstante, también hay quienes tienen trastornos de ansiedad de manera frecuente, los que se manifiestan a través de sentimientos repentinos de ansiedad intensa o miedo.

Generalmente esto termina afectando las actividades diarias de la persona, ya que son manifestaciones difíciles de controlar, y pueden durar un tiempo largo.

Para ser diagnosticado con esta condición, tienes que consultar a un psiquiatra especialista. Pero para que estés alerta a potenciales signos, te contamos que estos son algunos de los síntomas:

1- Sensación de nerviosismo, agitación o tensión
2- Aumento del ritmo cardíaco
3- Respiración acelerada
4- Sudoración
5- Temblores
6- Problemas para conciliar el sueño
7- Sensación de debilidad

Desde el sitio especializado Cuídatetuplus destacan que si bien la ansiedad, en sus niveles normales, puede ayudar a la persona para prepararse ante ciertos escenarios, se puede convertir en un problema si es que se vuelve patológica, ya que en vez de servir para adaptarse, los bloquea.

Es precisamente debido a lo anterior que el presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), Antonio Cano Vindel, entrega algunas recomendaciones para intentar controlar un ataque de este tipo.

1- Informarse
El experto sostiene que lo primero es informarse respecto a qué es la ansiedad, conocer sus síntomas y saber qué factores lo provocan, de modo de estar preparados con antelación.

2- Reinterpretar el problema
Debido a que la ansiedad hace que la persona anticipe consecuencias negativas sobre algo determinado, Cano Vindel aconseja pensar en la posibilidad de que aquello ocurra, y preguntarse: “si ocurriese lo peor, ¿realmente sería tan grave?”.

3- Ver los problemas como un desafío
El especialista agrega que lo ideal es interpretar las dificultades “como un desafío, en vez de como una amenaza”, lo que puede permitir enfrentar la situación con motivación.

4- Técnicas de relajación
Las técnicas de relajación, ya sea de respiración, imaginación o musculares, entre otras, ayudan a disminuir la activación fisiológica, así que puede resultar muy útil conocer al menos una, que podamos ejecutar cuando lo necesitemos.

“Cuando se entrenan estas habilidades, los problemas empiezan a resolverse”, explicó. “El paciente se da cuenta de sus errores y los corrige. Así empiezan a aliviarse los problemas”, añadió.

Estos son algunos consejos que pueden guiarte en el tema, pero te recordamos que si sientes que tu ansiedad sobrepasa lo normal, deberías consultar con un profesional de la salud mental.