Publicado el 14 junio, 2017

¿Cómo enfrentar este frío invierno que se aproxima? 5 tips para mejorar nuestras defensas

Constanza.CH | Flickr (CC)
Constanza.CH | Flickr (CC)

Muchas son las recomendaciones que las personas siguen para cuidarse en invierno. Por ejemplo, abrigarse muy bien y calefaccionar adecuadamente el hogar, también evitar mojarse cuando llueve, y así se van sumando variadas formas de prevenir las inconveniencias del mal tiempo y el frío.

Sin embargo, muchas veces olvidamos que hay factores más importantes que, a pesar de ser desconocidos y no muy nombrados, son claves a la hora de defenderse contra enfermedades y el tiempo más helado.

Por lo mismo, aquí te dejamos algunas útiles recomendaciones que podrían ayudarte a combatir este invierno que se aproxima y para que así evites al máximo caer enfermo.

Alimentación: cuida lo que comes y lo que bebes

Cuando llegan las temporadas de invierno y el otoño, normalmente también comenzamos a cambiar nuestras rutinas de alimentación. Tendemos a comer cosas más calóricas para mantener nuestra temperatura corporal, pero justamente es esto último lo que puede hacer que nos olvidemos de consumir los nutrientes que necesitamos.

Sobre todo si consideramos que la correcta alimentación ayuda a crear buenas defensas contra los resfríos y otras enfermedades.

Ideal es que sigamos una dieta rica en variados alimentos que entreguen distintas vitaminas y minerales, para así tener las defensas lo más altas posibles. Los expertos recomiendan comer cada 2 a 3 horas, ya que el cuerpo necesita más energía para producir calor. Incluir vegetales, proteínas, carbohidratos; de todo un poco es lo más recomendable.

Por otra parte, tomar agua sigue siendo importante mientras puedas hacerlo y es recomendable la ingesta de vitaminas C y antioxidantes. Esto lo puedes encontrar en alimentos como verduras, lácteos, entre otros.

Por último, es recomendable tomar líquidos tibios a calientes en la noche para así combatir el frío y dormir mejor. Esto puede hacer que el cuerpo tenga una mejor defensa al día siguiente.

Mantener una buena higiene y evitar los cambios rápidos de temperatura

Lavarse las manos, en lo posible, sigue siendo una buena recomendación para así evitar cualquier tipo de contagio. Eso sí, hay que evitar el exceso ya que puedes caer en el daño de la piel por el uso constante del jabón.

También es ideal seguir optando por la higiene corporal. Lo recomendable es tener un baño cercano al dormitorio para así tener ambos a temperaturas parecidas y no pasar por cambios bruscos de calor a frío.

Estos últimos pueden ser perjudiciales para la salud, por lo que es aconsejable evitarlo mientras se pueda.

Indumentaria: abrigarse y protegerse

El famoso término “vestir en capas” aplica de forma adecuada aquí. Para combatir este invierno, puedes utilizar tu ropa en forma de capas para así evitar el frío o también es útil el uso de ropa térmica en el caso de ser posible. Eso sí, es recomendable tratar de no usar ropa muy ajustada para no producir problemas de respiración, sobre todo en niños y bebés.

Por otra parte, es recomendable utilizar guantes para cuidar las manos de posibles quemaduras y del frío, gorros para proteger la cabeza, bufandas, calcetines térmicos y , protector solar además de gafas de sol. Esto, especialmente en zonas con nieve ya que esta última refleja un 80% (aprox.) de la radiación solar. También es ideal hidratar los labios, a través de cremas asequibles en farmacias y otros negocios.

Realizar deporte; aunque todo indique lo contrario

A pesar de que las primeras impresiones pueden indicar lo contrario, los expertos recomiendan hacer ejercicio físico siempre que podamos para así entrar en calor. Lo recomendable es ir al gimnasio, trotar o seguir realizando deportes competitivos, pero también puede ser suficiente practicar ejercicios en casa como abdominales o sentadillas. Esto generará rápidamente calor y combatirá el frío.

¿Y para dormir?
Si está la posibilidad, duerme acompañado. De lo contrario, puedes cambiar tus sábanas por otras más gruesas para así generar más calor a la hora de dormir. Y como mencionábamos antes, puedes tomar cualquier tipo de líquido caliente para entrar en calor y así dormir mucho mejor.