Publicado el 6 julio, 2017

Comienza bien tu día: 10 consejos que te pueden ayudar a tener una buena jornada

Dany Vázquez | Flickr (CC)
Dany Vázquez | Flickr (CC)

Una sensación muy agradable es despertar alegremente cada mañana, sonriendo y sintiendo que somos uno más en este gran sistema lleno de personas y de vida. Disfrutar cada elemento de la naturaleza y todo lo que la vida nos entrega es una buena forma de empezar el día.

Sin embargo, para algunos puede ser difícil aprovechar estos elementos y los días pueden llegar a ser más grises, y menos alegres.

Pero esto puede cambiar. ¿Qué pasa si cada mañana comenzaras a levantarte realizando otras actividades? Hay cosas que podrías realizar todos los días y así comenzar con buen humor. Revisa a continuación si ya realizas algunas de estas y descubre lo útil de otras.

1. Mejor, ¡No más ‘posponer la alarma’!
Aunque dan muchas ganas, y el sueño puede ser adictivo en la satisfacción que entrega, una de las mejores cosas que puedes hacer para comenzar bien tu mañana es levantarte a penas suena la alarma.

Piénsalo así: ¿Cuál es la diferencia real que hace 10 o 20 minutos más? ¿Crees que ese tiempo hará que no andes con sueño durante el día?

Quizás es mejor aprovechar ese tiempo al levantarte, tomando una ducha más larga, placentera, preparando un desayuno a tu gusto, sin estar apurado, entre muchos otros.

2. ¡Es recomendable tomar agua al despertar!
Dormir toma horas y durante ese tiempo el cuerpo se deshidrata. Por eso mismo siempre despertamos con la boca seca y con sed. Entonces, una de nuestras mejores opciones es tener preparado un vaso de agua para así tomarlo al primer momento de despertar.

El agua nos hidratará, nos sacará del sueño más rápido y también puede aliviar ciertos dolores de cabeza que algunos pueden experimentar en la mañana.

3. Podrías empezar la jornada con algo que te guste.
Levántate, vístete y haz algo que te gusta antes de comenzar tu jornada. Puede ser sacar tu mascota a pasear, realizar actividad física, leer un libro, noticias, música, o lo que más te agrade.

Al realizar estas actividades, liberarás hormonas como la serotonina o la endorfina, las cuales quedarán en tu cuerpo durante la mañana y te otorgarán un mejor estado de ánimo. De esta forma, al llegar a tu destino (trabajo, universidad, etc.) podrás comenzar tu día de mejor manera.

4. ¡Recibe los rayos del sol con gusto! Te pueden ayudar
Puedes abrir ventanas y dejar que el sol te ilumine. Una vez levantados, aprovecha los efectos positivos que el sol puede tener en tu energía y humor. Puede ser en tu misma pieza si hay suficiente iluminación, o salir a dar una vuelta; como sea, el sol podrá ayudarte a sentirte mejor durante tus primeras horas del día.

5. Alimentación
También puede ser importante cuidar lo que consumimos. Sobre todo el desayuno, para así comenzar bien el día. Ideal es que sea saludable, lleno de nutrientes para comenzar bien el día. Ideal es evitar los alimentos procesados y el azúcar por la mañana.

6. Muévete
Si tienes el tiempo, aprovecha de realizar actividades físicas durante la mañana. Esto te otorgará energía y eliminará el cansancio mental que puedes acumular durante la semana.

En el caso de no poder en la mañana, busca pequeñas excusas para esforzarte un poco más: escoge escaleras, escoge caminar más hacia tu oficina o lugar de estudios. Intenta siempre que puedas moverte y no optar por la vida sedentaria.

7. Comparte con amigos y seres queridos
Toma desayuno con tu familia, conversa lo que soñaste, o lo que harás durante el día. Quizás viste una película junto a ellos y puedes comentarla. Luego, al llegar a tu destino, comparte y ríete con compañeros de trabajo, colegas, entre otros. Todas estas son posibilidades para comenzar mejor tu día.

Las relaciones sociales pueden energizar y revitalizar tu día. Estas harán que puedas disfrutar mucho más lo que haces por el simple hecho de estar compartiendo con otras personas.

8. Disfruta la ducha en la mañana
Si eres de los que se ducha todas las mañanas, entonces intenta que no se convierta en rutina y aprovéchala. Puedes disfrutar del agua tibia o caliente, realizar automasajes en tu espalda y cuero cabelludo. Agrega a esto un poco de música y la ducha matutina puede convertirse en un energizante tan poderoso como un café.

9. Con calma, sin prisa
Disfruta cada momento. A menos que tengas una razón muy importante y urgente, intenta ir con calma por la mañana. No se trata de demorarte a propósito y andar lentamente. Sólo recomendamos que, si puedes y tienes el tiempo (lo que puedes conseguir despertando un poco más temprano), aproveches de observar los detalles de la vida, las cosas que te llaman la atención y que puedas reflexionar durante tu viaje en la mañana.

Esto podrá llenarte de felicidad y además puede ayudarte a evitar accidentes que, en muchas ocasiones, nacen de la innecesaria prisa que podemos aplicar a nuestras vidas.