Publicado el 27 enero, 2017

Aprende a sacar una lanceta de abeja sin causar más daño en la piel

Derell Licht (CC) Flickr

Las abejas, por muy pequeñas que se vean, juegan un importante rol en el ecosistema del planeta. Básicamente, dichos insectos polinizan un tercio de todo lo que comemos y lo que consumen aves y otros animales pequeños. No por nada se dice que son las guardianas de la cadena alimenticia y de la biodiversidad de las especies.

Las temperaturas más cálidas y la presencia de flores, hacen que en el verano aumenten las posibilidades de sufrir una picadura de abeja. Si esto sucede, es importante quitar la lanceta de la piel lo más rápido posible y de ese modo reducir los síntomas que incluyen dolor, inflamación, irritación y reacciones alérgicas.

El sitio LiveStrong indica que un estudio, del Programa de Manejo de Pestes de la Universidad de California en Estados Unidos, determinó que luego de una picadura de abeja el veneno continúa ingresando al cuerpo por 45 a 60 segundos. Si la lanceta es removida dentro de los primeros 15 segundos, los malestares y la severidad de la reacción pueden reducirse de manera significativa.

Una forma de quitar el aguijón es arrastrarlo con un objeto que tenga un borde plano. Por ejemplo, se puede usar una tarjeta de crédito, la uña, un cuchillo sin filo o algo similar. Este método impide que el saco de veneno que tiene la lanceta siga eliminándolo hacia la punta.

Otra manera de retirar la lanceta es utilizar una pinza o el pulgar y el índice, agarrando la sección más cercana a la piel. Lo recomendable es no apretar el saco de veneno, el cual se encuentra ubicado en el extremo de la lanceta que queda expuesto.

El siguiente paso es aplicar una compresa de hielo en la piel para disminuir la inflamación y adormecer el área y así reducir el dolor.

Es importante observar la picadura puesto que existe la posibilidad de que se genere una infección, algunos síntomas de aquello son una inflamación excesiva y que se extiende a un área más grande, que la zona se sienta caliente, que la herida bote líquido, etc. En estos casos, es necesario visitar un médico para que administre antibióticos.

Además, es posible que una picadura de abeja conlleve una reacción alérgica de gravedad. Por lo mismo, lo recomendable es acudir a urgencias si es que se presenta alguno de los siguientes síntomas: mareo, desmayo, dificultad para respirar, inflamación de la lengua y/o urticaria.