Publicado el 2 abril, 2018

Alimentos y bebestibles que es preferible evitar durante un embarazo

Pexels (cc0)

Tener una dieta balanceada nos ayuda a mantener nuestro organismo en un estado más saludable y también a tener una mejor calidad de vida, pues la comida influye en todo el funcionamiento de nuestro cuerpo.

Esto se vuelve aún más relevante cuando se está pasando por un embarazo, porque se requieren más nutrientes para que el bebé se forme con normalidad.

En ese sentido, hay ciertos alimentos que es recomendable consumir en mayor cantidad… mientras que también hay otros que es preferible evitar, porque eventualmente podrían significar un riesgo para el embarazo por diferentes razones.

A continuación, te contamos sobre algunos tipos de alimentos y bebestibles que se encuentran en el grupo que es mejor evadir y las razones de ello:

1- Carnes, pescados y mariscos crudos
No es conveniente comer carnes crudas, tanto de vacuno como de ave, ni tampoco pescados y mariscos en el mismo estado, afirma la Asociación Americana de Embarazos.

El motivo es que se corre el riesgo de que tengan bacterias coliformes, que usualmente se hallan en el agua y se traspasan a los alimentos. Su presencia indica que el agua podría estar contaminada con otros organismos que podrían resultar perjudiciales para los humanos.

Además, podrían estar contaminados con toxoplasma gondii (parásito que puede causar toxoplasmosis, enfermedad que puede derivar en lesiones en el cerebro, los ojos y otros órganos) y/o salmonella (puede provocar salmonelosis, infección que ocasiona síntomas como diarrea, fiebre, escalofríos y dolor abdominal).

2- Fiambres y embutidos sin cocinar
Al igual que con la carne cruda, con los fiambres y embutidos se corre el riesgo de que estén contaminados con bacterias coliformes, toxoplasma gondii o salmonella, por lo que sería preferible disminuir o evitar su consumo en estado crudo.

Junto con eso, también podrían tener listeria, una bacteria que puede provocar una infección con síntomas como fiebre y escalofríos, dolor de cabeza, malestar estomacal y vómitos. Una vez contraída, se debe tratar con antibióticos, indica MedlinePlus de la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos.

Según explican profesionales de la salud al portal Baby Center, entre estos alimentos se incluyen embutidos de cualquier tipo, como jamón, pavo, rosbif, salchichas, mortadela, jamón serrano, paté, y también los que son secos o ahumados crudos, como salame y chorizo.

Estos podrían consumirse sólo si son calentados hasta que les salga vapor, a unos 74 ºC.

3- Pescados y mariscos ahumados
Al igual que en el caso anterior, estos alimentos podrían contener listeria y ocasionar complicaciones a la salud.

Si se quiere consumirlos, se puede optar por calentarlos hasta que les salga vapor, proceso que los vuelve más seguros.

4- Huevos crudos
No es aconsejable comer huevos medio crudos o mal cocidos, pues se corre el riesgo de exponerse a salmonella.

Esto incluye masas crudas que contengan huevos, como pasteles y galletas, y también postres o salsas caseras que los lleven, entre ellos merengue, mayonesa, helados, mousse de chocolate y aderezo tipo césar.

5- Leche no pasteurizada
La pasteurización es un proceso en que se somete a líquidos, como la leche, a altas temperaturas, para eliminar varios agentes patógenos que podrían resultar perjudiciales para la salud.

Si la leche no ha pasado por ese proceso, podría representar un riesgo, así que es preferible evitarla.

Eso sí, la buena noticia es que la mayoría de la leche que venden en el comercio es pasteurizada, por lo que no deberías tener problemas. Te invitamos a leer la etiqueta antes de comprarla para asegurarte.

6- Quesos blandos no pasteurizados
Algunos tipos de quesos como el azul, Camembert, Roquefort y el queso freso o quesillo, podrían representar un riesgo ya que muchos son hechos con leche no pasteurizada.

En ese sentido, es seguro consumirlos siempre que la etiqueta indique que fueron hechos con leche pasteurizada.

6- Cafeína
Los expertos de Baby Center aconsejan no consumir más de 200 mg de cafeína al día si se está embarazada. Eso equivaldría a alrededor de 12 onzas o 1 y ½ taza de café.

La razón es que este compuesto ha sido vinculado a la ocurrencia de abortos involuntarios, indican.

7- Alcohol
La Asociación Americana de Embarazo asegura que es preferible no consumir nada de alcohol durante el embarazo, ni siquiera una copa, debido a que puede influir en el normal desarrollo del feto.

Al respecto, agregan que también es recomendable no beber alcohol tras el parto, mientras se esté amamantando al bebé, pues éste puede ser transmitido al bebé por medio de la leche materna.