Publicado el 7 abril, 2017

8 prácticas que podrían ayudarte a bajar de peso

Magnus D (CC) Flickr
Magnus D (CC) Flickr

Perder peso es una de las tareas más difíciles a las que nos podemos enfrentar: las dietas a veces parecen no tener resultados, los sacrificios son grandes y sentimos que no se produce ninguna diferencia.

De acuerdo a WebMd, el secreto para controlar el peso estaría en realizar pequeños cambios que perduren en el tiempo y modifiquen nuestro estilo de vida. A continuación, te compartimos algunos hábitos que podrían ayudarte a bajar los números de la balanza.

1- Siempre toma desayuno

No cometas el error de pensar que al saltarte una comida estarás bajando de peso, al contrario: es posible incluso ganar algunos kilos. Si no se toma desayuno, el hambre se vuelve intensa a medio día y terminamos comiendo cantidades mayores o bien recurriendo a snacks poco saludables –como golosinas- para aplacar el hambre.

Un estudio publicado en el British Journal of Nutrition demostró que las personas que consumían un desayuno saludable y completo experimentaban una sensación de saciedad más duradera que los hacía comer menos durante el resto del día.

Te invitamos también a leer la nota Conoce algunas consecuencias de no tomar desayuno.

2- Bebe más agua

Estudios han revelado que tomar más agua podría ayudar a controlar el peso, especialmente antes de cada comida. Por ejemplo, esta investigación demostró que los adultos que bebían agua antes de comer podían perder hasta dos kilos durante un periodo de 12 semanas.

Por otro lado, reemplazar otros tipos de bebestibles por agua también ayudaría a reducir el peso, especialmente si se sustituye bebidas altas en azúcar y calorías.

3- Cuida el consumo de alimentos procesados

Muchos alimentos procesados -como papas fritas, comida chatarra, pan de molde refinado, aliños para ensaladas, etc.- contienen altas cantidades de azúcar y grasas saturadas, ingredientes que contribuyen a subir de peso. Al preferir frutas, vegetales y carnes magras, se obtienen menos calorías y más nutrientes.

4- Bebidas light podrían hacerte subir de peso

Un estudio del Centro de Ciencias de la Salud de Texas, Estados Unidos, descubrió que mientras más bebidas de dieta una persona beba, más posibilidades tiene de sufrir sobrepeso. Esto sucedería porque los endulzantes artificiales afectarían el metabolismo, ya que cuando se consumen alimentos dulces no sólo el cerebro absorbe esa información, sino que también otras partes del organismo. Al registrar dulzor, el cuerpo trataría de procesarlo, pero al no haber azúcar presente no sabría qué hacer: “Es como el cuento de Pedrito y el lobo, lo cual puede llevar a una desregulación metabólica”, explicó Sharon Fowler una de las autoras del estudio al sitio web de la Universidad de Texas.

5- Evita comer apurado

Una investigación de la Universidad de Rhode Island descubrió que las personas que comen rápido usualmente pesan más que aquellas que lo hacen lentamente. Esto ocurriría porque el estómago tarda unos 20 minutos aproximadamente en enviarle un mensaje de saciedad al cerebro, por eso consumir alimentos en apuro podría llevar a comer más de lo que realmente se necesita.

6- No hagas caso a los antojos

La mayoría de las veces, los antojos no son señales de hambre, sino que están conectados con las emociones, especialmente con la ansiedad. Lo bueno es que, según reportan los expertos, éstos no durarían para siempre y la necesidad que se siente por comer algo en particular, desaparecería si se es capaz de esperar, de acuerdo a Mary Beth Sodus, terapeuta nutricional del Centro Médico de la Universidad de Maryland.

Si deseas conocer algunos trucos para evitar tentarse con antojos puedes revisar esta nota.

7- Nunca vayas al supermercado con el estómago vacío

¿Te has fijado en que si compras con hambre terminas con un carro lleno de cosas “ricas”? Una manera de evitar las tentaciones en las tiendas, es llevar una lista, la cual no sólo te permitirá disminuir calorías, sino que también ahorrar dinero.

8- Sirve la comida en platos individuales

El sitio WebMd advierte que dejar bowls de comida sobre la mesa hace que las personas tiendan a comer más y a repetirse. Esto tendría relación con que el cerebro tarda unos 20 minutos en recibir la señal de saciedad, como mencionamos anteriormente.