Publicado el 22 diciembre, 2017

5 cosas que deberías saber sobre el examen PAP

Pexels (cc0)

El Papanicolau, también conocido como PAP, es un examen que sirve para detectar el cáncer de cuello uterino o cervicouterino. Este tipo de cáncer puede ser descubierto en su etapa temprana, razón por la cual es importante realizarse esta prueba con frecuencia.

Por si no tienes todo claro sobre el PAP a continuación te contamos 5 datos al respecto:

1- Quiénes deberían hacerse el examen

Esta prueba está enfocada principalmente en mujeres que tengan entre 25 y 64 años, con énfasis en las mayores de 35 años.

Eso sí, todas quienes inician su vida sexual se pueden realizar el examen, explica Rosa Muñoz Magna, académica de Tecnología Médica de la U. Andrés Bello, a BioBioChile.

2- Con cuánta frecuencia

La Biblioteca de Medicina de Estados Unidos indica que suele recomendarse hacerlo cada 3 años, pero que pueden hacerlo cada 5 las mujeres mayores de 30 años que también se hayan hecho pruebas para el virus del papiloma humano (VPH, por sus siglas en inglés) y hayan obtenido resultados normales.

En tanto, después de los 65 o 70 años, puede dejar de hacerse el examen si se han obtenido 3 resultados negativos dentro de los últimos 10 años.

3- Cómo se realiza

Muñoz explica que la muestra de PAP se obtiene del cuello uterino (zona exocervical y endocervical) utilizando una espátula de madera. Ésta se deposita sobre un portaobjetos, fijándola en forma inmediata con una laca en aerosol, que sirve para preservarla.

4- Preparación para el examen

Durante las 24 horas previas a hacerse el PAP, las pacientes no deberían darse duchas vaginales, tener relaciones sexuales ni usar tampones, informa la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos.

Asimismo, recomienda avisar al médico con anticipación si se está tomando pastillas anticonceptivas, pues algunas de estas contienen estrógeno o progestina, que pueden afectar los resultados del test.

5- Resultados normales o anormales

Si se obtienen resultados normales, quiere decir que es altamente probable que no haya células cancerígenas. No obstante, es aconsejable tener presente que el PAP no es 100% preciso.

La Biblioteca de Medicina de EEUU reporta que hay una pequeña cantidad de casos que esta prueba puede pasar por alto, principalmente debido a que este tipo de cáncer se desarrolla de forma muy lenta.

Por otra parte, si el resultado del examen es “anormal”, eso no necesariamente significa que la persona tiene cáncer, pues también podría deberse a que hay células “anormales” o precancerosas en la zona.

En estos casos, a veces el médico podría recomendar incrementar la frecuencia del PAP, revisar el tejido cervical mediante un procedimiento llamado colposcopía (para ver en detalle las regiones anormales del cuello uterino) o realizar una biopsia al tejido cervical, sostiene el portal sobre salud Health Line.