Publicado el 7 marzo, 2018

4 lesiones comunes que puedes evitar al hacer ejercicio

Pexels (cc0)

Hacer ejercicio de forma frecuente es beneficioso para la salud en múltiples sentidos, pues ayuda a mantenerse en forma, a no subir de peso, libera endorfinas que contribuyen a tener buen ánimo, entre otros.

En ese sentido, tenemos varias notas donde puedes conocer beneficios específicos de practicar una disciplina en particular, como el fútbol, la zumba, andar en bicicleta, saltar la cuerda y hacer trekking.

Por otra parte, uno de los riesgos de entrenar es que a veces se provocan lesiones, ya sea -por ejemplo- por un accidente, porque no se realizó el calentamiento necesario con anterioridad o porque no se ejecutó un ejercicio de la forma adecuada.

Por ello a continuación te contamos sobre 4 tipos de lesiones que pueden darse al ejercitar y que se pueden prevenir de manera relativamente fácil:

1- Esguince de tobillo
El esguince (o “torcedura”) de tobillo es una lesión que ocurre frecuentemente cuando se trota o corre, tanto en el exterior como en una máquina corredora. La doctora Cindy Trowbridge, académica de la Universidad de Texas en Arlington (Estados Unidos), explica al portal de salud Live Strong que una de las formas más comunes en que sucede es cuando alguien pierde la concentración y pisa fuera de la corredora, o salta muy rápido fuera de esta.

En el caso de quienes corren en el exterior, es más riesgoso que ocurra cuando se trota sobre un terreno irregular.

Para evitar esta lesión, la experta recomienda salir a trotar en parques o vías especializadas para eso, que tengan terreno regular. En quienes utilizan corredoras, aporta que hay muchas máquinas que tienen un clip que se puede adherir a la ropa y que detiene el aparato cuando la persona se tropieza.

2- Férulas de la espinilla
Férulas de la espinilla, también conocido por su nombre en inglés shin splints, es cuando se siente un dolor de intensidad moderado a fuerte en la parte baja frontal de las piernas.

De acuerdo al portal del Grupo médico ortopédico de la costa central de Estados Unidos, este tipo de lesión se da cuando se usan excesivamente los músculos de la pierna, por lo que puede ocurrir, por ejemplo, cuando se practican deportes como tenis, básquetbol o fútbol.

Para evitar este tipo de lesiones se puede utilizar zapatos adecuados al tipo de deporte e ir aumentando de forma paulatina la intensidad del entrenamiento, no de golpe.

En tanto, los tratamientos para aliviar este tipo de dolor incluyen reposo, medicamentos antiinflamatorios y terapia física, entre otros. Sólo los casos más graves podrían requerir someterse a una cirugía.

3- Dolor lumbar
El dolor lumbar o lumbalgia se caracteriza por ser un dolor que se da en la parte baja de la espalda y que puede ir desde leve a fuerte, de acuerdo al sitio especializado Mejor con salud.

Al hacer sentadillas o levantar peso habría mayor riesgo de sufrir este tipo de lesión, afirma la doctora Cindy Trowbridge a Live Strong.

Una forma de prevenirlo es tratar de mantener la postura de “columna neutra” al hacer ejercicio, que consiste en alinear la parte superior e inferior de la columna, permitiendo que ésta siga sus curvas naturales.

4- Tendinitis del bíceps
Esta lesión es cuando el tendón, la parte de la extremidad que se ubica entre los músculos y los huesos, se inflama en el área superior del brazo, provocando dolor y sensibilidad.

Algunos de los ejercicios que pueden ocasionar este tipo de dolor son el levantamiento de pesas, natación, tenis y golf, expresa el cirujano David Geier a Live Strong.

Para prevenirlo, el especialista aconseja intentar variar el tipo de ejercicio que se realiza, para no sobrecargar los brazos al repetir la misma rutina por un largo período de tiempo, y también recomienda tomarse unos minutos para descansar entre ejercicios.