Publicado el 21 noviembre, 2018

4 errores usuales que pueden cometer quienes son nuevos en el ‘running’

running
StockSnap | Pixabay (cc0)

Salir a trotar -o running, como también se le conoce- es uno de los ejercicios que muchos prefieren realizar durante primavera y verano, pues en esta época hay más días con buen tiempo y eso puede inspirarnos para entrenarnos al aire libre con más frecuencia.

Y si quieres comenzar a hacer este deporte, pero no sabes mucho al respecto, aquí puedes hallar algunos consejos para ‘nuevos corredores’ que entrega Tina Haupert, experta en Nutrición, personal trainer y autora de varios libros sobre vida sana, a la cadena estadounidense CNN.

1- Intenta comenzar de a poco
En muchos casos, ‘más’ no siempre es ‘mejor’. Eso también se aplica al running, por lo que Tina recomienza comenzar con un trote suave y distancias cortas, para luego ir aumentando la intensidad y trayecto a medida que ganamos experiencia.

Esto puede prevenir que suframos lesiones, como puede ocurrir cuando forzamos mucho nuestras articulaciones de un día para otro.

2- Trata de tomarse días libres
Tina relata que muchos corredores nuevos quieren salir a correr todos los días, lo cual puede ser un error, por la misma razón explicada en el punto anterior: si nuestro cuerpo no está acostumbrado al ejercicio intenso, y lo forzamos mucho de forma repentina, podemos empezar a sentir molestias e incluso lesionarnos.

En lugar de ello, la especialista aconseja tomarse días libres con frecuencia durante las primeras semanas, para poder descansar y reponer energías.

3- No cualquier vestimenta sirve para correr
Usar la vestimenta adecuada para correr puede ser tan importante como el ejercicio en sí, pues puede afectar bastante nuestro rendimiento. En ese sentido, Haupert recalca que las prendas más importantes a la hora de hacer running sin sufrir molestias o incomodidades son, en su opinión, tener zapatillas especiales para la disciplina y, en el caso de las mujeres, un buen sostén deportivo.

4- Ten cuidado con los dolores
Tina acota que cuando sentimos algún dolor mientras corremos, lo mejor es detenernos y preocuparnos de la dolencia, en lugar de ignorarla y seguir ejercitando.

“No te hace menos deportista el escuchar a tu cuerpo y mantenerte saludable”, expresa la experta.